Gracias a las nuevas posibilidades que ofrece la inteligencia artificial en materia de tratamiento de imágenes, Axians Italia desarrolla el «Venice Crowd Project», destinado a gestionar mejor los flujos de turistas en el centro de Venecia.

Por el centro histórico de Venecia, donde viven cerca de 53.000 habitantes, transitan cada año más de 30 millones de visitantes, es decir 82.000 personas diarias. La gran afluencia turística es sin duda una bendición, desde el punto de vista económico, para la Serenísima pero también causa múltiples problemas, empezando por la gestión de los flujos de una masa de turistas que no para de crecer. Para hacer frente a esta situación en febrero de 2019 el Ayuntamiento lanzó una licitación para diseñar e instalar una solución inteligente que analice los flujos de personas en el centro histórico. La idea consiste en aportar datos muy precisos a un Smart Control Room y actualizarlos cada 5 segundos, para poder realizar previsiones y tomar decisiones en tiempo real.

“Instalamos 35 ‘puertas’ equipadas con uno o varios sensores para detectar los flujos de peatones a lo largo de todo su recorrido por Venecia

Las aplicaciones concretas de este nuevo sistema deberán, por ejemplo, permitir la emisión de alertas automáticas en materia de seguridad (movimiento de masas…), mejorar la eficacia y la calidad del servicio de transporte (bus, tren y Vaporetto), sugerir a los turistas el mejor momento y horario de visita u optimizar la oferta de servicios de la ciudad.

Visión estéreo y radio sniffers

En mayo de 2019, la solución “data driven” de Axians Italia fue seleccionada en el marco de esta licitación. “A través del Venice Crowd Project, propusimos instalar 35 ‘puertas’ equipadas con uno o varios sensores para detectar los flujos de peatones a lo largo de todo su recorrido, desde la estación de autobuses situada en el piazzale Roma o la estación de trenes Santa Lucia hasta la piazza San Marco”, explica Andrea Troisi, IoT Team Manager en Axians Italia. “Los datos de cada lugar se transmiten a la Smart Control Room por medio de conexiones de fibra óptica y de 4G LTE, ambas protegidas por túneles VPN”, añade Troisi.

Los sensores tienen la particularidad de ser “inteligentes”. Integran dos tecnologías diferentes utilizadas conjuntamente y en tiempo real, a saber, un análisis vídeo estéreo con cámaras 3D con una precisión de detección del 98% y unos “radio sniffers” que detectan los aparatos móviles (Wifi y Bluetooth Low Energy). “Estos sensores ya no entregan imágenes o vídeos brutos sino paquetes de datos anónimos y extremadamente precisos, respetando así la confidencialidad de los datos personales, con arreglo a la legislación europea”, indica Andrea Troisi. Más allá de la proeza técnica que representa diseñar un software ad hoc para gestionar todos estos datos en tiempo real, Axians también ha tenido que adaptarse a las exigencias y especificidades de la ciudad. “Por ejemplo, se han tenido que ocultar los sensores de la vista de los turistas para respetar la estética de los monumentos, trabajar de noche en lugares estrechos y de mucho tránsito, y alquilar una flota de barcos para transportar el material”, reconoce Andrea Troisi.

12/03/2020