Almacenar cada vez más datos en espacios cada vez más pequeños y a mayor velocidad: este es el objetivo de las investigaciones que se han llevado a cabo desde la creación de los primeros discos duros. Tal y como explican los investigadores del Instituto Jean Lamour de Nancy y del Centro de Nanociencias y Nanotecnologías de Saclay, que están trabajando en las memorias del futuro, la novedad se halla en la necesidad de tener en cuenta el ahorro de energía para hacer frente al calentamiento global. Los científicos del CNRS (Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia) están ensamblando átomos de hierro, cobalto y níquel para crear nanomateriales destinados a mejorar las memorias magnéticas del mañana. Los fabricantes están esperando los resultados de estas investigaciones para poder hacer frente a la creciente producción de datos, en el marco de un importante reto medioambiental.

12/03/2020

Para saber más