¿Cómo nos desplazaremos por los espacios urbanos en el año 2045? Marcus Enoch ha reflexionado sobre esta cuestión para el gobierno neozelandés. Analizando los movimientos que atraviesan nuestras sociedades e incorporando consideraciones relativas al clima, a la energía y a la seguridad, deduce cuatro escenarios que se construyen a partir de dos grandes preguntas. La primera se refiere a la automatización: ¿coches con o sin conductor? La segunda tiene relación con la densidad de las áreas urbanas: ¿viviendas dispersas, como en Los Ángeles, o muy concentradas, como en Hong Kong?

Primer escenario: se imponen los vehículos lanzadera compartidos y el pago por uso de minibuses, bicicletas o coches para recorrer el “último kilómetro”. Segundo escenario, vinculado a las viviendas dispersas: el vehículo de uso personal domina la movilidad. La tercera hipótesis, por el contrario, deja poco espacio al coche individual: la hiperconexión y la intermodalidad permiten pasar de un vehículo a otro en un mismo trayecto de forma totalmente eficiente. En el cuarto y último escenario se da prioridad a la automatización: el vehículo de uso personal ha desaparecido, y vehículos sin conductor de todos los tamaños responden a las tres cuartas partes de las necesidades de transporte urbano.

14/01/2021

Para saber más