El aprovechamiento de la gran cantidad de datos que envían los sensores permite a este municipio del noreste de Italia disponer de una herramienta innovadora para gestionar y mejorar los servicios digitales, y desarrollar nuevas prácticas.

La ciudad de Vicenza (115.000 habitantes), situada en la región del Véneto, en el noreste de Italia, está probando actualmente las herramientas de la ciudad inteligente. Su objetivo es aprovechar los big data para mejorar los flujos urbanos, la gestión del tráfico y la recogida de residuos, así como para favorecer el ahorro de energía en los edificios. Con este planteamiento se pretende promover la colaboración ciudadana y territorial para responder mejor a las necesidades de instituciones, empresas y ciudadanos.

AIM Vicenza SpA, una empresa multiservicios del municipio de Vicenza responsable de la distribución de las redes energéticas y de comunicaciones, así como de la gestión de aparcamientos, residuos, parques y jardines, ha confiado en la delegación italiana de Axians, marca de VINCI Energies especializada en TIC, para llevar a cabo un proof of concept (o experimentación) antes de hacer extensiva la implementación a toda su área urbana.

La variedad de servicios implementados por Axians Italia da una idea de las ambiciones de las autoridades locales: gestión de aparcamientos, optimización de la recogida de residuos, gestión y mantenimiento de edificios públicos, gestión de cruces de semáforos y mejora del transporte público. Para ello, se ha implantado una batería de sensores que se comunican a través de una red LPWAN de tipo LoRaWAN para enviar los datos hacia el cuadro de mando del municipio.

« En los aparcamientos, la detección de la presencia de un coche mediante un sensor permite analizar los usos en tiempo real y mejorar la eficiencia del aparcamiento, pero también generar ingresos para el municipio a través de una aplicación conectada con el parquímetro », explica Andrea Troisi, de Axians Italia. Esta mayor eficiencia del sistema también significa que los conductores puedan encontrar y pagar una plaza de aparcamiento con facilidad. De este modo, los usuarios ahorran tiempo y se reduce a la vez la contaminación que generan esos desplazamientos.

Recogida de residuos « a demanda »

La instalación de sensores en contenedores públicos y la supervisión de los datos que estos facilitan han permitido implantar un sistema de recogida a demanda, ahorrando rondas innecesarias. Por otra parte, cuando hay eventos que congregan a mucho público, se organizan varias recogidas en el mismo día. Esto supone, de nuevo, un beneficio real para la calidad de vida de los ciudadanos, ya que el sistema garantiza la limpieza del entorno en todo momento y limita la circulación de camiones de recogida de residuos.

En los edificios públicos, la transmisión y el tratamiento de datos sobre temperatura, humedad, luminosidad y CO2 permite optimizar los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado. En referencia a este punto, Andrea Troisi explica: « Esta gestión a través de los datos permite al municipio ahorrar y garantizar a los ciudadanos mejores condiciones de confort en locales públicos, donde se consigue un auténtico microclima ».

Esta primera prueba de concepto ha sido un gran éxito para los servicios municipales. « Han comprobado el impacto positivo que han tenido estas tecnologías disruptivas en sus modelos económicos y sus procesos », cuenta el responsable de Axians. Esto ha abierto nuevas perspectivas de mercado y la implementación a gran escala del sistema que se ha probado incluirá nuevos ámbitos en el futuro. Por ejemplo, el recuento de pasajeros en el transporte público permitirá que la circulación sea más fluida, y el alumbrado urbano se adaptará a las necesidades reales de los habitantes, lo que a su vez favorecerá el ahorro energético.

Convergencia de datos

El municipio de Vicenza dispondrá en el futuro de un cuadro de mando en el que convergerán los múltiples flujos de datos procedentes de distintas fuentes. El sistema de información desplegado por esta prueba de concepto se basa en tecnologías abiertas e interoperables, lo que facilita la continuación posterior del proyecto. De este modo, todos los datos recopilados permiten a los agentes encargados de la toma de decisiones en el municipio « definir acciones que propicien un ahorro sustancial y, a la vez, mejoren sensiblemente la calidad de vida de los ciudadanos », comenta Andrea Troisi.

« La reconciliación de datos múltiples y heterogéneos es uno de los factores clave para la implementación eficaz de un proyecto de ciudad inteligente », añade Edouard Henry-Biabaud, desarrollador de negocios de Axians, que subraya, sin embargo, que la ciudad inteligente sigue asociándose con demasiada frecuencia a la digitalización de servicios urbanos ya existentes, que suelen usar sistemas de datos independientes. Pero, aunque esta digitalización permite ahorrar en distintos sectores, no es suficiente para dar un verdadero salto cualitativo a largo plazo.

Esa evolución cualitativa requiere ir más allá de estos sistemas organizados en silos para lograr una visión transversal, más representativa del funcionamiento de la ciudad. Esta visión de conjunto favorece el análisis de los puntos que hay que mejorar en el territorio y permite tomar decisiones más apropiadas, lo que se traduce en acciones transversales aplicables a varios servicios urbanos.

La reconciliación de datos es uno de los factores clave para la realización eficaz de la Smart City.

Para ilustrarlo, pone el siguiente ejemplo: « Dentro de unos días será el tercer viernes del mes, día de mercado. Según la previsión meteorológica, hará sol. Además, estamos en diciembre y ese día habrá eventos festivos en las calles. Teniendo en cuenta la época del año y la previsión meteorológica, ¿la afluencia de público va a ser excepcional? ¿Esto puede suponer una disminución de la calidad del aire en la ciudad? Un proyecto de Smart City bien implementado permitirá a los servicios técnicos municipales tener una visión de conjunto que les ayude a prever el nivel de ocupación de las calles y la contaminación que se puede llegar a generar. De este modo, la contaminación se podrá limitar decidiendo con antelación adaptar los horarios de recogida de residuos, modificar el sentido de la circulación en algunas calles o permitir el uso gratuito de determinados aparcamientos y de medios de transporte ».

Para ofrecer esta visión de conjunto, es preciso crear la información combinando datos muy diversos recopilados en todo el territorio. Esos datos, cuya seguridad está garantizada desde su recopilación hasta su tratamiento, se almacenan en el mismo lugar, lo que facilita su ampliación.

Definir, implantar y mantener la seguridad de esos datos requiere la implementación de un sistema de información convergente, específico para la recopilación, el transporte y el almacenamiento de los datos. Ese sistema de información se construye sobre la base de tecnologías estandarizadas y abiertas para garantizar la continuidad a largo plazo de las inversiones realizadas. La encargada del control del sistema de información es la administración local, que asume la responsabilidad de respetar la privacidad de los ciudadanos. Al ser propietario del sistema de información, el municipio mantiene el control de sus datos y conserva su independencia con respecto a las decisiones que deben tomarse y a la gestión del territorio que gobierna.

Los sistemas de información convergentes que implementa Axians permiten a las ciudades beneficiarse de una herramienta de gestión capaz de ofrecer una visión o bien vertical (por sectores) o bien transversal (global) del funcionamiento de la ciudad. Pero, en cualquier caso, es la ciudad la que se encarga de « pilotar » el sistema. Es ella la que, con la ayuda de los especialistas, debe escuchar lo que le cuentan los datos recabados para decidir y ejecutar las acciones necesarias para mejorar la vida en la ciudad.