El método de medición de vibraciones EVE™ permite a Omexom gestionar mejor los parques de postes, que ayudan adetectar la más mínima anomalía en las estructuras metálicas y determinar su vida útil residual.

La estación de esquí de Val d’Allos, en pleno Mercantour (Alpes de Alta Provenza), solía cambiar el poste estructural de uno de sus remontes cada siete años. Más al norte, la estación de Valmorel, en el valle de Tarentaise (Saboya), acababa de revisar el poste estratégico de su emblemático telesilla, el Télébourg, y todo parecía estar en regla. Aun no contaban con el método EVE™*.

Esta técnica de diagnóstico estructural, solicitada por ambas estaciones de esquí, permitió a la primera constatar que podía cambiar sus torres cada veinticinco años, y a la segunda ser consciente de que un fallo imperceptible en la soldadura, que las técnicas tradicionales de control no habían detectado, estaba debilitando la estructura…

Omexom es la única empresa en Francia que utiliza esta técnica en las estructuras metálicas, validada por el STRMTG (Servicio técnico de remones mecánicos y de guías de transporte)

“El método EVE™ se basa en la medición de los parámetros dinámicos de una estructura metálica a partir de sensores colocados en ella. Permite comparar las frecuencias medidas propias de la infraestructura con su frecuencia teórica”, explica Charles Govin, responsable comercial de Omexom en Albertville (VINCI Energies).

Este procedimiento permite diagnosticar con gran precisión el envejecimiento o el deterioro de la infraestructura, pero también la interacción suelo-estructura, posibilitando la detección de defectos en los cimientos. “Es así como descubrimos un problema en la base de una torre gestionada por Swiss Grid, responsable de la red suiza de transporte eléctrico. Una estructura de 40 metros de alto en la que habíamos instalado unas cuantas docenas de sensores”, añade Charles Govin.

Una herencia del terremoto de Tokachi

El método EVE™, que permite llevar a cabo un diagnóstico en estructuras con ruido de fondo, es el resultado de las investigaciones iniciadas en la primera década del siglo XXI, basadas en análisis de frecuencia efectuados a raíz del terremoto de Tokachi, Japón, de 1968.

“Desde 2015, somos los únicos en Francia que utilizamos esta técnica en las estructuras metálicas, validada por el STRMTG (Servicio Técnico de Remontes y Transportes por Cable), señala Charles Govin, quien puntualiza que la empresa dispone de dos ingenieros de cálculo cuyo cometido es interpretar las mediciones efectuadas.

Además de la detección de anomalías, el método EVE™ presenta otra ventaja nada despreciable: la posibilidad de conocer la vida útil residual de una estructura, tal como han podido constatar consatisfacción los responsables de la estación de Val d’Allos.

*EVE™ por Existing Vulnerability Evaluation

 

 

 

05/06/2020