Al recurrir a diferentes nubes, ya sean públicas o privadas, las empresas ganan en agilidad y en capacidad de innovación. No obstante, la multinube requiere pasar por una curva de aprendizaje para poder aprovechar todos sus beneficios.

Según el estudio “Multicloud 2020” llevado a cabo por Axians y Dell Technologies, el 47% de los directores de sistemas de información (DSI) encuestados tienen proyectos en marcha en este ámbito o están pensando en implementarlos. En cambio, solo el 9% de los encuestados afirman estar totalmente familiarizados con el concepto.

Gracias a la multinube, los DSI pueden responder a los principales retos de la crisis sanitaria.

¿En qué consiste exactamente la multinube? Como su nombre indica, se trata de recurrir a varias nubes, ya sean públicas o privadas. “Por ejemplo, una empresa puede pasar su centro de datos a una nube privada mientras utiliza, paralelamente, el Office 365. Una parte de los datos de la suite colaborativa se aloja internamente y otra parte se aloja en Azure, la nube pública de Microsoft”, explica Yves Pellemans, Chief Technology Officer y director de estrategia de Axians Cloud Builder.

Con la multinube, los DSI pueden responder a los principales retos de la actual crisis sanitaria, ya que según los encuestados favorece el trabajo a distancia (81,7%), la continuidad de la actividad (53,7%), la seguridad (51,9%) y la digitalización de las actividades (48,4%). Una nube pública puede usarse en el marco de un plan de continuidad o de recuperación de la actividad.

Entre las ventajas de la multinube, los DSI destacan la simplificación de la administración multisistema (46%) y la especialización de las nubes por tipos de actividad (42%). “Las empresas buscarán la innovación del proveedor de servicios en la nube más competitivo del momento”, añade Yves Pellemans. “Por ejemplo, actualmente Google Cloud destaca por sus resultados en el ámbito del reconocimiento de voz, mientras que AWS de Amazon es reconocido por la analítica y la inteligencia empresarial”.

La delicada organización multinube

Los beneficios no son inmediatos, y la multinube requiere pasar por una curva de aprendizaje. Al utilizar inicialmente una única nube pública, la empresa desarrolla una dependencia de su proveedor (un inconveniente que señala el 58% de los DSI). Otros problemas: la confidencialidad y la seguridad, así como la pérdida de competencias.

Yves Pellemans también alude a la falta de previsibilidad de los gastos de explotación: “Los gastos de un alojamiento de datos en modo ‘on-premise’ (in situ) son conocidos. En la nube, hay que añadir los gastos relacionados con la lectura, la transferencia o las copias de seguridad de los datos”.

La promesa de una reducción de costes llegará en la etapa siguiente. Al haber competencia entre las distintas nubes públicas, la empresa mantendrá los servicios más competitivos. “Las API y los formatos de intercambio de datos varían de un proveedor a otro, lo que complica las condiciones de reversibilidad e interoperabilidad de una nube a otra”, asegura Yves Pellemans. A esto hay que añadir la gestión de la seguridad de este extenso sistema de información en términos de control de acceso o de duplicación de datos.

Para Yves Pellemans, la empresa VMware debería desempeñar un papel clave en la orquestación de la multinube. El especialista en virtualización, que goza del reconocimiento del 62% de los DSI que han participado en el estudio, se ha asociado con AWS, IBM, Microsoft Azure y Google Cloud para desplegar su stack tanto en las nubes públicas como en un entorno on-premise.

“Presentes en ocho de cada diez empresas europeas, VMware y sus tecnologías juegan con la ventaja de ser muy conocidos por los equipos de TI”, añade Yves Pellemans. Axians, socio de la empresa de software americana, ha obtenido recientemente su cuarta VMware Master Services Competency.

15/04/2021