Actemium India ha desarrollado una aplicación de reconocimiento y tratamiento de imágenes que supone un gran avance para el rendimiento de las cadenas de producción automatizadas. 

En una cadena de producción automatizada, la fase de identificación y extracción de una pieza almacenada en una caja puede resultar complicada. La mayoría de los brazos robotizados que ejecutan esta maniobra están dotados de cámaras 3D conectadas a un programa de tratamiento de imágenes.

Pero las herramientas de visualización topan con dificultades cuando los elementos que hay que recuperar son demasiado finos, con un grosor inferior a los 8 mm, o cuando la pila de componentes sufre alguna alteración durante el transporte. En estos casos, el robot 3D no será capaz de reconocer la pieza y extraerla correctamente.

Un avance tecnológico capaz de dar respuesta a las necesidades de la industria automovilística y del sector farmacéutico.

Para minimizar este problema, Actemium India Manufacturing & Robotics ha desarrollado una aplicación de reconocimiento basada en la inteligencia artificial. Esta nueva tecnología está en condiciones de dar respuesta a las necesidades de la industria automovilística y del sector farmacéutico.

Así, les permitirá aumentar su productividad y superar las dificultades que presentan las soluciones estándar de manipulación de objetos depositados en cajas por parte de los robots, especialmente en las fases de lectura de la imagen captada por la cámara 3D y de identificación del producto.

La fiabilidad de dicha aplicación de extracción también se traduce en un ahorro de tiempo destacado: “el proceso es inferior a 1 s (es decir, ocho veces menos que una solución convencional) y el margen de error es muy pequeño gracias al uso de algoritmos”, señala Mansur Ali Khan, de Actemium India.

Un conjunto de innovaciones

Una vez que el sistema ha calculado las coordenadas del objeto, se envían al robot para que pueda maniobrar eficazmente su brazo manipulador. El dispositivo de visualización de las piezas está formado por una cámara 3D y un sistema 2D montados en un eje por el que se pueden desplazar verticalmente, mientras localizan su posición, para acercarse a las piezas del fondo de la caja.

Estas dos cámaras, accionadas por un motor, mantienen una distancia focal fija. Gracias al redimensionamiento de sus imágenes (tecnología de la interpolación), el sistema es capaz de enviar información al robot sobre la profundidad a la que está situada la pieza, mientras que el análisis de su asimetría permite medir el ángulo de inclinación de una pieza que se ha desplazado y ya no está perfectamente colocada en la caja.

El brazo de agarre del robot, dotado de dos placas unidas por un sistema de resortes, está diseñado para poden agarrar estos objetos inclinados. El brazo manipulador del robot incorpora sensores de proximidad para garantizar que la pieza está bien sujeta.

Por otro lado, la aplicación permite a los fabricantes de equipos solucionar los problemas que plantean los dispositivos 3D estándar: así, es capaz de identificar elementos muy finos, de hasta 2 mm, mientras que los sistemas clásicos no responden correctamente por debajo de los 8 mm, y puede manejar múltiples tipos de piezas, mientras que los sistemas 3D estándar se limitan a cinco o seis variantes de tamaño y forma de las piezas.

14/01/2021