En Bélgica, Cegelec Fire Solutions y sus socios han realizado pruebas en coches en llamas que permitirán adaptar la normativa contra incendios de los parkings y controlar mejor los costes.

El 1 de enero de 2018 entraron en vigor nuevas disposiciones legales relativas a la seguridad contra incendios en los parkings subterráneos de Flandes. Estas normas, mucho más restrictivas, contemplan un gran despliegue de sprinklers (rociadores automáticos) y de dispositivos de ventilación para extraer los humos y reducir el calor con el fin de que los bomberos puedan acercarse al fuego.

Las nuevas normas varían función del tamaño de las superficies a proteger y prevén la instalación de un dispositivo muy complejo y pesado para los parkings de más de 10.000 m², mientras que para los espacios superiores a los 2.500 m², los más numerosos en Bélgica, las medidas son mucho menos estrictas.

Los costes que comporta la adaptación a la nueva normativa pueden ser muy elevados, puesto que las especificaciones técnicas para las instalaciones son muy ambiciosas ―algunos profesionales del sector consideran que incluso excesivas―, si bien en el caso de los parkings medianos son menos exigentes.

Para estudiar el problema, varias partes implicadas decidieron probar distintas soluciones con el fin de proponer a las autoridades, si procedía, una modificación de la normativa que permitiera reducir los costes de las instalaciones. Cegelec Fire Solutions (VINCI Energies) y la oficina de proyectos Fire Engineered Solutions Ghent (de la Universidad de Gante) diseñaron un dispositivo específico para este fin.

Proyecto de estudio

Construido en el recinto de Campus Vesta, un centro de formación en la lucha contra incendios, el dispositivo consistía en ocho contenedores marítimos de doce metros de longitud unidos por los extremos para formar un largo túnel. En medio del túnel se estacionaron tres coches, como si se tratara de un parking. La idea era recrear unas condiciones lo más parecidas a la realidad, con el espacio y los vehículos suficientes, en un entorno destinado a la experimentación que permite obtener datos fiables y útiles.

En el lugar se instalaron rociadores y sistemas de extracción de humos para luchar contra los incendios provocados en el parking de pruebas, así como sensores y cámaras de infrarrojos.

El objetivo de las pruebas efectuadas en noviembre de 2018 en un único coche incendiado era estudiar la propagación de las llamas a los otros dos vehículos y sus consecuencias, con distintas configuraciones de rociadores y diferentes niveles de ventilación para paliar el calor y extraer el humo. El objetivo consistía en determinar el grado adecuado de rociado.

Las pruebas demostraron que una extracción de humos demasiado potente podía empujar el calor hacia el vehículo en llamas y que el fuego podía controlarse con una potencia inferior a la que estipula la normativa europea.

« La serie de pruebas permitirá definir instalaciones alternativas de sprinklers, de dimensiones más adecuadas, para controlar los incendios a un coste inferior »

Todo ello indica que el sistema de sprinklers requiere menos agua y, por lo tanto, tuberías de un diámetro inferior, menos costosas, y que los rociadores pueden conectarse directamente a los conductos del agua, lo que se traduce en una mayor fiabilidad del sistema.

Modelo teórico validado

« La serie de pruebas permitirá definir instalaciones alternativas de sprinklers, de dimensiones más adecuadas, para controlar los incendios a un coste inferior », explica Dominique Goidts, gerente de Cegelec Fire Solutions. « El conjunto de datos recopilados y de las mediciones de calor, potencia, tiempo de activación de los rociadores y rapidez en la extracción de humos permitieron a la oficina de proyectos FESG crear un modelo teórico informático que fue validado por los bomberos implicados en las pruebas », añade.

Las pruebas se efectuaron en presencia de los bomberos de Bruselas y de representantes de las autoridades públicas, quienes constataron que los datos recopilados y los primeros resultados constituían una base científica sólida para puntualizar algunos aspectos de la normativa.

En un vídeo realizado por Cegelec Fire Solutions durante las pruebas, Matthias Van de Veire, de la brigada de bomberos de Bruselas, señala que « este tipo de pruebas pocas veces se han llevado a cabo a una escala tan grande en Bélgica ».

Por su parte, Xavier Deckers, de la firma FESG, destaca « la gran colaboración entre Cegelec Fire Solutions, que construyó el escenario de las pruebas e instaló los sprinklers y los instrumentos de medición; la Universidad de Gante, que validó varios modelos teóricos; FESC, que realizó el análisis de riesgos y diseñó el dispositivo de pruebas, y el grupo de trabajo formado por los representantes de las autoridades públicas y las brigadas de bomberos que participaron activamente en el proceso de desarrollo de la prueba ».

13/06/2019