Actemium Lyon Process Solutions ha implantado para su cliente Sanofi Pasteur un sistema de gafas conectadas que permite efectuar a distancia las pruebas de recepción de los equipos en pleno periodo de confinamiento.

Actemium Lyon Process Solutions, especialista en calderería inoxidable, lleva trabajando desde 1947, año de su creación, con el instituto Mérieux, que actualmente sigue siendo su principal cliente. El líder mundial de la producción de vacunas, ahora conocido con el nombre de Sanofi Pasteur, encarga regularmente tanques para el cultivo de los virus a la filial de Actemium, la marca del grupo VINCI Energies dedicada al sector industrial.

En su último pedido, que consta de quince “reactores” o tanques de procesamiento, Sanofi Pasteur tuvo que hacer frente a un problema inédito: ¿cómo llevar a cabo las pruebas de recepción del material y verificar las especificaciones en pleno periodo de confinamiento?

“Nuestros clientes suelen venir a nuestra fábrica para la prueba FAT (Factory Acceptance Test), explica Nicolas Galet, gerente de la empresa Actemium Lyon Process Solutions. De este modo, con los productos instalados en uno de nuestros talleres y en situación real, pueden proceder a una doble verificación. La primera verificación esdocumental;modo de fabricación, certificaciones, dimensiones ynúmero de coladas. La segunda esuna verificación dinámica, que incluye en particular las pruebas de agitación, retención cero y limpieza”.

El problema es que, a principios de 2020, se prohibió todo desplazamiento al personal de Sanofi Pasteur a causa de de la pandemia de SARS-CoV-2. “Tras consultar a nuestros colegas de Actemium Lyon Maintenance quienes, gracias a las experimentaciones realizadas con La Factory de VINCI Energies, habían logrado desarrollar unas gafas conectadas para ayudar a sus técnicos de mantenimiento, decidimos establecer un protocolo en torno al uso de esa solución virtual”, prosigue Nicolas Galet.

Los ojos del cliente

La empresa y Sanofi Pasteur organizaron una videoconferencia a la cual se añadió una interfaz para que el cliente pudiera interactuar con el técnico de calidad de Actemium Lyon Process Solutions, equipado para la ocasión con unas gafas conectadas.

“Podemos decir que de algún modo nuestro técnico se convierte en los ojos del cliente, y puede pedirle que compruebe no solo visualmente el equipo con una comprobación de los cables de soldadura  sino  realizar  una prueba de rugosidad en directo, o ”, precisa Nicolas Galet, recalcando la importancia que para el cliente tiene este procedimiento.

Con este tipo de soluciones, la clave del éxito depende de la calidad del equipo, en especial del alto nivel de resolución de la cámara y de aprender a manejarse conesta nueva forma de trabajar. “También es indispensable que el protocolo sea lo más preciso posible, añade el gerente de Actemium Lyon Process Solutions, en particular en todo lo relativo a la firma final por parte del cliente que valida la obligación de recepción .

“Hemos decidido integrar esta solución en nuestra oferta y ya se la hemos propuesto a varios de nuestros clientes”.

Con esta experiencia en su haber, Actemium Lyon Process Solutions ha podido demostrar a sus clientes que es capaz de garantizar la continuidad de su actividad en un periodo tan especial y excepcional como una crisis sanitaria de gran alcance. Otra ventaja que supone dicha solución es el ahorro: se acabaron los gastos de desplazamiento y alojamiento, lo cual reduce significativamente el impacto en la huella de carbono.

“Hemos decidido integrar esta solución en nuestra oferta y ya se la hemos propuesto a varios de nuestros clientes”, destaca Nicolas Galet, que planea adquirir su propio dispositivo de gafas conectadas. Actemium Lyon Process Solutions trabaja a tales efectos con VINCI Construction, que ya utiliza este tipo de solución en sus obras para identificar los equipos que mejor se adaptan a su actividad.

23/06/2020