Tencent, el gigante chino de Internet y las tecnologías móviles, proyecta construir dentro de siete años una “ciudad del futuro” en pleno corazón de Shenzhen (la metrópolis que conecta Hong Kong con la China continental), donde tiene su sede. En esta nueva ciudad, de un tamaño equivalente al de Mónaco, los empleados de Tencent podrán vivir y trabajar en un mismo lugar totalmente digitalizado y decididamente centrado en el bienestar medioambiental.

En este proyecto, que limita el uso del coche a algunos ejes en los que se deberá circular a velocidad reducida, se da prioridad a la bicicleta, al peatón y al transporte público. Las aguas pluviales se reciclarán, el paseo marítimo estará protegido de las inundaciones y los edificios, de escasa altura, tendrán azoteas cubiertas de vegetación para ahorrar energía.

La ciudad de Tencent, donde se conjugarán el desarrollo sostenible y las ventajas de la smart city, incluirá, además de los espacios de trabajo, comercios minoristas, parques e instalaciones deportivas.

11/03/2021

Para saber más