La crisis sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus, así como los debates sobre el calentamiento global y la transición energética, han puesto de relieve el papel que desempeñan los conocimientos científicos en nuestras sociedades. 

La capacidad de la ciencia para producir conocimientos sobre la materia, la energía, el universo, los organismos vivos y la sociedad, su “misión” primera, va en aumento. En paralelo, y gracias a su imbricación cada vez más estrecha con la técnica, ha alcanzado un papel significativo en la elaboración de políticas públicas en ámbitos como la salud, la energía, los transportes, la defensa, etc.

Así pues, resulta útil evaluar el papel que desempeñan los conocimientos científicos en la toma de decisiones políticas y en el debate democrático sobre los retos energéticos.

11/03/2021

Para saber más