En el norte de Alemania, Omexom ha colaborado con el gestor de la red eléctrica en la realización de un proyecto innovador que respeta la preservación de la fauna y la flora. 

La descarbonización de la actividad económica pasa por el desarrollo de las energías renovables, y en el caso de Alemania concretamente por la energía eólica. Sin embargo, en el país son escasas las licencias concedidas para la creación de nuevas infraestructuras. Por tanto, para obtener los permisos de construcción y el visto bueno de las autoridades públicas y locales a la creación de nuevas infraestructuras, hay que ser especialmente exigente desde el punto de vista medioambiental.  

Es precisamente en aras de la coherencia entre los objetivos medioambientales y los medios implementados que TenneT, gestor de red eléctrica, optó por una original técnica de construcción para la nueva línea de 380 kV que une Emden con Connefordeen el noroeste de Alemania. 

Esta nueva línea eléctrica pasa por Stapelermoor, un humedal protegido situado en la región de Westerstede, cuyos suelos no debían verse modificados ni alterados por las obras. “El principal reto consistió en la instalación de una vía férrea temporal que permitiera el acceso de las máquinas pesadas empleadas para los trabajos de cimentación de los postes”, señala Alexander Kröckel, Business Unit Manager de Omexom Bau Nord/Ost (VINCI Energies), la empresa contratada por TenneT para realizar parte de la línea de transmisión y en particular los 3 km que pasan por la reserva natural.  

Carretera extraíble 

Para construir una carretera que no tuviera un impacto en las marismas, el equipo de Omexom se inspiró en un sistema usado por la industria petrolífera y del gas para la instalación de gaseoductos. Se crearon superficies de dragado especiales y muy ligeras a partir de una mezcla de madera y fibra de vidrio.  

“Gracias al uso de este pavimento modular, ligero y extraíble, pudimos cumplir con las especificaciones técnicas medioambientales”, explica Alexander Kröckel. Además, se construyó un muro de unos 50 cm de altura a lo largo de la carretera para proteger a las especies animales presentes en las turberas. “Aparte del interés ecológico, las placas realizadas para esta obra tan especial podrán reutilizarse en otros proyectos”, destaca el gerente de Omexom. 

Omexom se ha inspirado en un sistema utilizado en la industria petrolífera y del gas para la instalación de gaseoductos. 

La empresa tuvo que respectar otra condición impuesta por las autoridades regionales: la autorización de las obras en la reserva natural se limitaba a un período de tiempo concreto, del 16 de agosto de 2019 a finales de febrero de 2020.  

La construcción de una carretera eco-friendly ilustra los retos a los que las autoridades locales deberán enfrentarse cada vez con mayor frecuencia durante los próximos años: desarrollar infraestructuras de energías renovables valorizando al mismo tiempo el medio ambiente. Desde este punto de vista, Alemania constituye un buen puesto de observación: desde que en 2011 el país decidió cerrar todas las centrales nucleares tras el accidente de Fukushima, está trabajando intensamente para que su mix eléctrico sea cada vez más verde gracias al aprovechamiento intensivo del enorme potencial eólico del mar del Norte.  

16/09/2021