Desde 2019, la empresa de inserción TIM ayuda a las personas alejadas del mercado laboral a encontrar un trabajo estable, al tiempo que brinda servicios propios del Facility Management (gestión de edificios). Una nueva experiencia para VINCI Energies, accionista de la empresa, que invierte así en el campo de la inserción laboral.

Si es cierto que nadie es irremplazable, también lo es que nadie es inempleable. Esta es la idea en la que se sustenta TIM, una “joint-venture social” iniciada en 2019 por VINCI Energies y el Grupo Vitamine T, uno de los pioneros y líderes en Francia de la inserción a través de la actividad económica.

“Las joint-ventures sociales son unos mecanismos excelentes para luchar contra el desempleo y formar a algunos de nuestros futuros trabajadores. Ponen de relieve el poder del trabajo colectivo entre, por un lado, las empresas y, por otro, las asociaciones, los servicios estatales y las fundaciones”, explica Mathieu Alesi, responsable de Innovación y Emprendimiento Social de la Fondation VINCI pour la Cité. 

Con el apoyo de la Fondation VINCI pour la Cité, los dos socios escogieron la gestión de edificios como ámbito de actuación para TIM, puesto que se trata de un sector dinámico en términos de empleo (hospitality manager, técnico multitécnico, agente multiservicio) y donde la sensibilidad respecto a las cuestiones de responsabilidad social adquiere una gran importancia. 

“En particular, el personal de operaciones de VINCI Facilities deseaba implicarse en un compromiso social concreto”, señala Baptiste Odin, responsable de Desarrollo de Île-de-France del Grupo Vitamine T.

“Los sistemas de inserción a través de la actividad económica son unos mecanismos excelentes para luchar contra el desempleo y formar a algunos de nuestros futuros trabajadores”. 

TIM, participada en un 51% por el Grupo Vitamine T y en un 49% por VINCI Energies, ofrece prestaciones “clásicas”, que corresponden a paquetes de “servicios a los ocupantes” (gestión de salas de reunión, gestión del correo, logística, asistencia) y de “mantenimiento multitécnico de nivel 1 y 2” (electricidad, fontanería, cerrajería y climatización).

Modelo económico 

“Como cualquier otra empresa, TIM vende prestaciones de servicios a sus clientes. Lo que nos diferencia de las demás es que nosotros recibimos subvenciones públicas para apoyar a nuestros empleados en su proceso de inserción. Por tanto, aunque TIM debe ser rentable para poder seguir funcionando, nos comprometemos a reinyectar la totalidad de los beneficios en el proyecto, en favor de nuestros trabajadores”, señala Adeline Bournisien, gerente de TIM. 

Esta no ha sido la primera experiencia empresarial de Adeline Boursnisien: de hecho, ya ha estado al frente de dos empresas de VINCI Energies.  

“La única diferencia con una empresa tradicional es que hacemos todo lo posible para que al final de su proceso de inserción nuestros trabajadores hayan experimentado una ‘evolución dinámica’, ya sea hacia un trabajo estable o hacia una formación cualificada”, añade.

Los empleados en proceso de inserción de TIM se benefician durante un máximo de 24 meses de un apoyo social y profesional fuera de su horario laboral. Una asesora en inserción social y laboral identifica las dificultades económicas que atraviesa cada uno de los empleados y pone en marcha un acompañamiento personalizado para resolver los “obstáculos al empleo”: falta de conocimiento del mundo empresarial, problemas de vivienda, de movilidad, etc. Al mismo tiempo, se organizan cursos de formación para que los empleados puedan mejorar sus competencias.

TIM se adjudicó sus dos primeros contratos tras el confinamiento de la primavera de 2020, lo que supuso la contratación de los dos primeros empleados en proceso de inserción. La función de la primera empleada es acoger a los jugadores y las jugadoras de tenis en los terrenos de la Federación Francesa de Tenis (FFT) de la isla de Puteaux, y el segundo se encarga de los servicios de los ocupantes del edificio Pulse en Saint-Denis, en virtud de los contratos firmados entre, por un lado, VINCI Facilities Sports & Partenariats, y, por otro, la FFT y el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de París 2024.

Rendimiento global 

Más allá del ejemplo de TIM, el compromiso en favor de la inserción laboral se ha convertido en un criterio de selección en las licitaciones relativas a la gestión de edificios. Algunas licitaciones privadas destinan el 5% de la puntuación total a este ámbito y los contratos públicos imponen casi sistemáticamente una cláusula de inserción. 

“Se está produciendo un cambio en la visión de la empresa del siglo XXI. Hemos pasado de la era del rendimiento económico a la era del rendimiento global”, destaca Adeline Bournisien. 

En este nuevo escenario competitivo, las empresas buscan ser las más eficientes en tres ámbitos: económico, medioambiental y… social. En el centro de esta nueva estrategia, la responsabilidad social corporativa se usa como un mecanismo eficaz para identificar y responder con precisión a los retos de la inserción laboral. 

¿Cuáles son los indicadores de éxito? Baptiste Odin, del Grupo Vitamine T, está convencido de que lo que prima es la calidad de las prestaciones. “En un futuro, no recurrirán a nosotros principalmente por la vertiente social, sino ante todo por nuestros conocimientos y experiencia profesional”. 

 

(1) La inserción a través de la actividad económica (IAE) consiste en un acompañamiento en el empleo que varias estructuras ofrecen a personas muy alejadas del mercado laboral para ayudarlas en su inserción social y profesional. https://www.service-public.fr/particuliers/vosdroits/F2284

15/06/2021