Desde finales de 2020, Actemium Bordeaux Energies et Services utiliza la simulación 3D holográfica, de modo que sus clientes pueden proyectarse en su futuro entorno de trabajo. La innovación tecnológica se pone al servicio de una mayor transparencia y confianza.

En el sector industrial, la gestión de proyectos a veces se topa con la dificultad que tienen los clientes para proyectarse en la futura realización. Un plano en dos dimensiones o una maqueta tan solo muestran una idea aproximada del resultado final, y a veces dan lugar a errores de comprensión entre el cliente y el prestatario.
Ante esta realidad, y con el fin de desmarcarse de la competencia, Actemium Bordeaux Energies et Services decidió hace dos años pasarse a la modelización en 3D. Para ello, la empresa de VINCI Energies, que interviene en proyectos industriales multitécnicos (ingeniería eléctrica y mecánica), se dotó de un casco de realidad virtual, de dos mandos y de sensores de posición, todo ello conectado a un PC.  

La experiencia resultó decepcionante. El dispositivo requiere una modelización previa del entorno del trabajo, y algunos clientes experimentaron motion sickness, mareo por movimiento.

“El usuario, inmerso en un mundo virtual sin contacto con el exterior, pierde sus puntos de referencia”, explica Eric Bousquet, gerente de Actemium Bordeaux Energies et Services. “Hay un desfase entre lo que perciben el oído interno y los ojos”.  

Como resultado de esta experiencia, a finales de 2020 Actemium Bordeaux Energies et Services se decantó por la proyección holográfica con el dispositivo de realidad mixta HoloLens 2 de Microsoft.

Ahora el casco es autónomo y no requiere sensores. Y lo más importante: ya no es necesario modelizar la planta industrial. El usuario se sumerge en el entorno existente, a escala 1, mientras interactúa con objetos virtuales que se superponen al mundo real.  

Mayor transparencia y confianza  

La simulación 3D holográfica permite visualizar y anticipar todas las fases del proyecto, garantizando así la adhesión del conjunto de los actores. “Es una herramienta aglutinadora”, constata Eric Bousquet.

“Un director de proyecto puede convocar a sus operarios y pedirles su opinión”, añade el gerente. “Es importante involucrar a los equipos en la definición de las necesidades. El proyecto les concierne en gran medida, puesto que sus hábitos de trabajo cambiarán”.  

Por videoconferencia, también se puede colaborar a distancia con expertos en soluciones o compradores, lo que reduce todavía más los desplazamientos. El cliente ve exactamente lo mismo que el usuario ve en el casco. Puede dirigirlo, dibujar en la pantalla o señalar un elemento que debe ser modificado.  

“Tras varios meses de uso, todos han acabado muy satisfechos.”

Un técnico puede aprender virtualmente las operaciones que deben efectuarse en un equipo antes de desplazarse hasta las instalaciones. Puede repetir tantas veces como sea necesario, con total seguridad, las acciones que deberá realizar.

Internamente, los técnicos de Actemium siguen las distintas etapas del avance del proyecto superponiendo el modelo existente al modelo objetivo.  

“Tras varios meses de uso, todos acaban muy satisfechos, ¡incluso los clientes inicialmente escépticos!, señala Eric Bousquet, quien también destaca que “al permitirles visualizar con detalle la instalación que compran, la solución refuerza la transparencia y la confianza en la relación con el cliente”.  

 

14/10/2021