Para hacer frente a la falsificación y a los mercados paralelos, en numerosos mercados se está imponiendo la serialización de los medicamentos. Courbon Software (VINCI Energies), pionero en este ámbito, está implementando su solución en todo el mundo.  

Desde febrero de 2019, la directiva europea sobre medicamentos falsificados (FMD) impone a los laboratorios y a las farmacias la obligación de garantizar la serialización de los medicamentos. Se trata de implementar un sistema de verificación de la autenticidad de los productos, que consiste en colocar un identificador único en cada caja de medicamentos, que queda registrado en una base de datos central. La “trazabilidad de la caja” debe permitir luchar contra la falsificación y los mercados paralelos.  

Courbon Software, empresa de VINCI Energies y proveedor de software MES para la industria, ha sabido anticiparse a este avance en la normativa mediante el desarrollo, a lo largo de ocho años, de una solución ad hoc adaptada a la industria 4.0: Pharmacim-LSM (Label Serialization Management), una de las cinco soluciones más destacadas para este mercado.  

“Dedicamos entre el 10 y el 20% de nuestra cifra de negocios a I+D, lo que nos permite invertir en innovación y en el desarrollo de nuevos productos”, subraya François Lavabre, gerente de Courbon Software. 

“En este tipo de acuerdos, todo está por hacer. La innovación se aplica tanto al software como a nivel mecánico 

La solución Pharmacim-LSM ya se ha implantado en casi 300 líneas de producción de todo el mundo por encargo de una docena de clientes, entre ellos Delpharm. 

Tras iniciar un período de reflexión sobre la serialización de medicamentos en 2012, este grupo farmacéutico francés, una organización de fabricación por contrato de medicamentos, firmó un contrato con Courbon Software en 2014 con el fin de integrar esta solución en el conjunto de sus plantas de producción. “En este tipo de acuerdos, todo está por hacer. La innovación se aplica tanto al software como a nivel mecánico, con la gestión de las máquinas”, señala François Lavabre 

 Sistema ágil y no invasivo  

Han sido muchos los retos a superar. “En primer lugar, tuvimos que adaptarnos a los cambios normativos, que no solo no se aplican a la vez en todos los mercados (en Rusia por ejemplo el texto no entró en vigor hasta el 1 de enero de 2020), sino que además difieren según el país, con códigos QR diferentes, codificaciones y tamaños distintos…”, constata el jefe de Courbon Software. 

La proeza tecnológica también consistió en adaptar el sistema a los diferentes ritmos de producción, a veces muy elevados (más de 300 piezas por minuto), en garantizar una información a tiempo real sobre las líneas de envasado, con la gestión de un flujo de datos masivos, o en anticipar la sustitución de los sistemas operativos o de hardware cancelados por sus fabricantes.  

Y todo ello “evitando que la productividad de las líneas de producción del cliente se viera afectada y diseñando desde el principio un sistema lo menos invasivo posible”, señala François Lavabre 

Gracias a un equipo de mantenimiento disponible las 24 horas del día los 7 días de la semana, las “fuerzas del proyecto” de Courbon Software realizan e implementan paquetes informáticos de la A la Z, hasta la venta de las máquinas o como apoyo a los equipos de proyecto del cliente. 

“Para poder desplegar a la vez el sistema en la central y en las líneas de producción, es indispensable movilizar a personal capacitado para entender la actividad del cliente y sus procesos y que, por lo tanto, tenga conocimientos sobre automatización y sobre software”.   

La presión es máxima, sobre todo debido a que la implantación de este tipo de soluciones, altamente estratégica para el sector industrial, suele observarse de cerca desde el más alto nivel de la empresa. 

23/07/2020