¿Qué tienen en común el cáncer, la obesidad, los trastornos mentales y las patologías de corazón o de pulmón? Se trata de “enfermedades de la civilización”, enfermedades relacionadas con nuestra manera de vivir en las ciudades, subraya La Fabrique de la cité, que se plantea de qué manera las ciudades pueden “generar salud”. Para lograrlo, deben trabajar principalmente en su morfología y en la remodelación de los espacios públicos, inventar nuevas formas arquitectónicas y repensar la construcción de las infraestructuras. En definitiva, al replantearse el entorno es cuando las ciudades pueden “compensar los efectos potencialmente patógenos de la vida en la ciudad”.  

08/07/2021

Para saber más