Asia, y especialmente China, representan “el futuro de la energía solar” y “están en el centro de la transformación de la industria de los combustibles fósiles en energía renovable y nuclear”, según un artículo de la Reunión Anual del Foro Económico Mundial. Su autor, François Austin, sostiene que la descarbonización actual está transformando la economía mundial, cuyo centro de gravedad se está desplazando de oeste a este. En 2040, Asia representará el 43 % de la demanda mundial de energía. Por otro lado, China se encuentra ya entre los más importantes proveedores mundiales de energía y tecnología no basadas en combustibles fósiles.

Ocupa una posición destacada en el mercado de las baterías de iones de litio, con dos tercios de la capacidad de producción mundial de estos componentes para vehículos eléctricos, smartphones y ordenadores portátiles.

15/10/2020

Para saber más