En el terreno de la transición energética, el gobierno francés ha decidido apostar por el hidrógeno “verde” con el fin de reducir las emisiones de CO2 de los sectores de la industria y del transporte pesado.

La ministra francesa de Transición Ecológica, Barbara Pompili, y el ministro francés de Economía, Bruno Lemaire, han aprovechado la vuelta a la escuela para dar a conocer las líneas maestras de la Estrategia Nacional para el Desarrollo del Hidrógeno Descarbonizado. Se van a invertir 7.000 millones de euros para desarrollar una producción de hidrógeno “verde” y rentable a gran escala en Francia, de los cuales 2.000 millones se invertirán en 2021-2022 como parte del plan de recuperación económica del gobierno francés, de 100.000 millones de euros.

El hidrógeno es una oportunidad estratégica para generalizar y acelerar la descarbonización de sectores y agentes difíciles de descarbonizar, en particular, la industria y el transporte”, justifica Barbara Pompili. Para ello, el ejecutivo francés prevé, en una primera fase, instalar el equivalente a 6,5 GW de electrolizadores antes de 2030, casi cuatro veces la potencia instalada del futuro reactor nuclear de nueva generación de Flamanville (Francia). El segundo objetivo es la alimentación de medios de transporte pesados, como tráileres y camiones de carga, autocares, autobuses, trenes, e incluso buques y aviones.

15/10/2020

Para saber más