El tiempo de carga y la autonomía son los mayores obstáculos en el camino hacia el vehículo eléctrico. Investigadores alemanes y neerlandeses están desarrollando una solución prometedora que permitiría circular hasta 2.000 km antes de tener que recargar la batería de iones de litio. Este importante aumento de la autonomía se basa en un nuevo proceso de fabricación de electrodos. Se trata de colocar sobre el ánodo y el cátodo una capa de material de captación de electrones del grosor de un átomo. Según los investigadores, el proceso, que incrementa significativamente la eficiencia del electrodo, permitiría almacenar una cantidad hasta 3 veces mayor de energía por el mismo volumen y efectuar una recarga 5 veces más rápida: 80% de la batería en tan solo 10 minutos.

15/06/2021

Para saber más