Movilidad compartida, gestión de flotas de coches, procesamiento de datos para el transporte, vehículos conectados, conducción autónoma y e-movilidad… Más de 500 empresas emergentes se están dedicando con gran éxito a la economía de la movilidad en Israel, tal como demuestran Waze (la aplicación GPS colaborativa que compró Google), Moovit (comprada por Intel), o también empresas del sector tecnológico como Mobileye y Valens. La vitalidad del sector, auténtico laboratorio de innovaciones, no ha pasado inadvertida a los inversores en capital riesgo, que llaman a la puerta de las start-ups tecnológicas e informáticas, seducidos por la abundancia de competencias en la movilidad inteligente. El estudio que les dedica la consultoría Roland Berger destaca en particular su saber hacer en el reconocimiento y el seguimiento de objetos para los sistemas de ayuda a la conducción, y en la caracterización de comportamientos de movilidad para los servicios de vehículo compartido.

11/02/2021