A raíz del nuevo reglamento europeo que busca limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, un gas natural como el propano se está reconvirtiendo en agente refrigerante.

Lo habíamos dejado un poco de lado, pero el propano podría estar listo para tomarse la revancha. De hecho, ha vuelto a la primera fila de la escena energética, principalmente en la producción de frío.

“Hasta ahora, las máquinas usaban poco este tipo de gas. La gran cantidad de agentes refrigerantes químicos lo había eclipsado. Pero el nuevo reglamento europeo F-Gas, cuyo objetivo es reducir el uso de gases de efecto invernadero de aquí a 2030, ha cambiado las cosas”, explica Michel Lecarpentier, director de desarrollo de la red de frío de VINCI Energies.

A diferencia de sus competidores artificiales, como el R404A y otros hidrofluorocarburos, el propano es un gas natural, por lo que no está sujeto a restricciones normativas. “Actualmente, el 75% de las instalaciones refrigeradas funcionan con R404, que es 3.900 veces más contaminante que el CO2. El consumo de un solo kilo de R404 equivale a una vuelta al mundo en coche”, afirma Michel Lecarpentier.

Fácil de obtener y deprecio más ventajoso, el propano presenta un potencial de calentamiento global extremadamente bajo y un excelente rendimiento termodinámico.

En cambio, el propano, además de obtenerse con mayor facilidad y de tener un precio más ventajoso, presenta un potencial de calentamiento global (PCG) muy bajo, aparte de un excelente rendimiento termodinámico. Es uno de los tres o cuatro agentes refrigerantes con mejor rendimiento. El espectro de uso del propano también es muy amplio, ya que va de -40 °C a +80 °C, tanto para producir frío como calor.

Rendimiento energético y enfoque respetuoso con el medio ambiente

El único inconveniente del propano es que es inflamable. “Pero las instalaciones industriales utilizan poca cantidad de carga, en general de 20 a 50 kg, y las precauciones básicas de mantenimiento reducen considerablemente los riesgos”, señala Xavier Farrugia, gerente de Thermo Réfrigération (VINCI Energies), que llevó recientemente a cabo la instalación de una máquina impulsada por propano para la Ferme de la Motte, empresa de Loir-et-Cher, en el centro de Francia, especializada en la producción y el envasado de condimentos frescos y patatas.

De este modo, el cliente ha podido prescindir de 400 kg de agente refrigerante R407F, llamado a desaparecer, y a la vez limitar su consumo eléctrico y adoptar una actitud responsable con el medio ambiente, en línea con su posicionamiento en el mercado de productos ecológicos”, se congratula Frédéric Sacher, responsable de negocios de Thermo Réfrigération.

Ocurre lo mismo en CEF Nord (también empresa de  VINCI Energies), que ha instalado un grupo de producción de frío alimentado por propano en la fábrica de salazón JC David en Boulogne-sur-Mer, en el norte de Francia.

“La empresa ha podido prescindir de los hidrofluorocarburos y del R404 que usaba hasta la fecha para pasarse al propano y al CO2, a la vez que se ha beneficiado de una financiación víael certificado CEE”, señala David Facon, gerente de CEF Nord.

05/06/2020