La industria podría aprovechar la combinación de robot, inteligencia artificial y tecnología de cadena de bloques para garantizar la seguridad de sus procesos.

La combinación de la inteligencia artificial y la cadena de bloques no solo puede acelerar el sector de la robótica, sino la industria 4.0 en su conjunto. Gracias a la IA, el robot inteligente (o smart robot) gozará de una autonomía que le permitirá ir más allá de la mera repetición de gestos programados, basándose en datos facilitados por el entorno.

El robot inteligente utilizará directamente datos obtenidos de los sensores para tomar decisiones sin control humano. La seguridad de esos datos, fundamental para la solidez del proceso industrial, se garantizará mediante la cadena de bloques, que asegurará la visibilidad y trazabilidad de las decisiones de la IA.

« Aún no existen cadenas de bloques ‘sectoriales’ que la industria pueda utilizar directamente. »

Según la revista Industrie & Technologies, a finales del 2018, la empresa Akéo Plus, especializada en robots inteligentes, y el CEA (Comisariado de la Energía Atómica) de Grenoble, con la colaboración de grandes industrias, iban a iniciar una prueba de concepto (proof of concept) que combinaba el robot, la IA y la cadena de bloques.

La trazabilidad de una información generada por un sistema de IA es una cuestión que trasciende el ámbito de la relación del robot con la cadena de producción. Los intercambios de datos a través de la IA pueden afectar a diferentes robots de una misma cadena de montaje, pero también de otras fábricas, al considerar la totalidad del proceso de producción (incluidos los proveedores). Unos datos defectuosos o alterados pueden tener consecuencias graves, por ejemplo, en la cadena de transformación de alimentos o de la aeronáutica.

Interoperabilidad de las cadenas de bloques

« Hoy en día ninguna industria es capaz de garantizar sus datos », afirma Stéphane Morel, fundador de Akéo Plus. El programa de investigación de tres años, que lleva a cabo el departamento de investigación y desarrollo de sistemas distribuidos y cadena de bloques del CEA de Grenoble, también va a examinar la posibilidad de utilizar cadenas de bloques privadas, así como las condiciones de interoperabilidad entre diferentes cadenas de bloques, públicas o privadas, según detalla la directora del proyecto para el CEA, Christine Hennebert. A este respecto, la investigadora destaca que « aún no existen cadenas de bloques ‘sectoriales’ que la industria pueda utilizar directamente ».

Otro aspecto de este programa experimental son los contratos inteligentes. Según el fundador de Akéo Plus, permitirán automatizar la cadena de suministro y hacerla más fluida, especialmente en lo que respecta al mantenimiento. Esto propiciará que, en el futuro, llegue a ser la propia máquina la que efectúe el pedido de sus piezas de recambio.

13/06/2019