La antigua estación de mercancías renace bajo la forma de un auténtico barrio cubierto que albergará múltiples actividades. Cegelec, que forma parte del proyecto, está a cargo de la instalación de los sistemas de calefacción, ventilación y climatización del complejo. 

La Estación Marítima Tour & Taxis, que entró en funcionamiento a principios del siglo XX y después cayó en desuso debido a la evolución del transporte de mercancías, está renaciendo y comienza una segunda vida. Los futuros edificios interiores, que combinan elementos patrimoniales como los pórticos con construcciones contemporáneas equipadas con tecnologías sostenibles, están diseñados como nuevos espacios de vida abiertos a todo un barrio.

Dando la espalda a la vocación monotemática original de la estación, que en un inicio se limitaba al transporte de mercancías, el futuro complejo albergará actividades y edificios de distintas tipologías: oficinas (la empresa Accenture se instaló en el recinto en octubre de 2019), tiendas, showrooms, un espacio para eventos, espacios de producción y zonas de ocio. Se trata de un auténtico barrio cubierto, que ocupa una superficie equivalente a tres campos de fútbol y que contará con numerosas callejuelas, plazas y paseos verdes, óptimos para relajarse.

Un proyecto que recurre a la geotermia para la calefacción y la climatización, a la energía solar y a la recuperación del agua de lluvia.

Debido a envergadura del proyecto, así como al ajustado calendario, puesto que la recalificación de la antigua estación debería completarse a finales de 2020, Extensa, promotora del proyecto, ha debido orquestar con sumo cuidado las distintas obras que se están llevando a cabo. La empresa Cegelec, filial de VINCI Energies Bélgica, ha sido la escogida para realizar toda la instalación de calefacción, ventilación y climatización (HVAC) del complejo.

“Los conocimientos técnicos y la experiencia adquirida en los grandes proyectos de edificios de oficinas” explican esta elección, según afirma Jeroen Staessen, responsable de proyectos de Cegelec. Y añade que “la fase de licitación permitió definir mejor el proyecto y hacerlo factible, sin costes adicionales”. Cegelec ha trabajado con el cliente y con la oficina de ingeniería en las optimizaciones técnicas que han permitido ceñirse al presupuesto.

Geotermia, energía solar y agua de lluvia

La Estación Marítima constará de un mínimo de doce volúmenes construidos. El gran vestíbulo central, en forma de U, incorpora dos pequeñas construcciones en las que se situarán las salas técnicas. Una almacenará los recursos de calor y frío y la otra albergará la instalación que permitirá regular el ambiente del gran vestíbulo jugando con las aberturas de las fachadas para utilizar la energía natural. El acristalamiento dinámico de las fachadas laterales se adaptará a la luz del sol y permitirá el ahorro de energía.

El interés por la coherencia medioambiental es una de las características de este proyecto, que recurre a la geotermia para la calefacción y la climatización, así como a la energía solar, con paneles fotovoltaicos situados en los tejados, y a la recuperación del agua de lluvia.

Cegelec instalará dispositivos idénticos en los diez edificios principales, cada uno con una superficie de unos de 4.500 m²: el almacenamiento de frío y calor estará conectado a una bomba de calor para la alimentación de los techos climatizados, los convectores de suelo y una unidad de tratamiento del aire, mientras que la instalación free cooling estará conectada a un dispositivo de almacenamiento de frío y calor para alimentar los techos climatizados, tal como señala el responsable de proyecto.

En cada edificio se instalarán también una unidad de tratamiento del aire con bomba de calor integrada y regulación conectada a los conductos de ventilación, y un sistema de regulación automática incorporado al sistema de gestión técnica del edificio.

10/09/2020