Instituciones públicas como la policía, los bomberos, protección civil y el ejército necesitan redes de comunicación robustas y seguras. Las administraciones públicas han puesto en marcha un ambicioso plan de modernización.

Los medios de comunicación de los agentes de servicios públicos (policía, gendarmería, bomberos, SAMU, etc.) sobre el terreno evolucionan, al igual que el arsenal de equipos y accesorios de los que disponen para sus intervenciones habituales. Sin embargo, las infraestructuras de comunicación históricas (INPT, ANTARES, ACROPOL, RUBIS, etc.) utilizadas hasta ahora están pensadas principalmente para la comunicación por voz, necesaria pero ya no suficiente.

“Hasta ahora, en las redes PMR (professional mobile radiocommunications), la voz era el principal ´dato´ que se transmitía, pero las necesidades han evolucionado, y entre ellas las de transmisión de datos. Desde hace algunos años, hay una voluntad de migrar hacia redes 4G específicas privadas para garantizar la total seguridad de esas comunicaciones críticas y limitar los riesgos de interceptación”, explica Nicolas Le Jean, responsable de proyectos en Axians Ingénierie Radio Île-de-France.

Acelerar la modernización

Las operaciones relacionadas con los recientes actos terroristas han hecho que los servicios de seguridad pública tomen conciencia de la importancia de acelerar la modernización de las redes. A finales del año 2016, tras los atentados de París de 2015, los servicios del Ministerio del Interior francés pusieron en marcha una iniciativa en este sentido.

Unidades de intervención como la RAID, la BRI y el GIGN están ahora dotadas de un equipo especial durante sus misiones.

La Red de Radio del Futuro (RRF) se basará en los rendimientos de las redes 4G. La primera etapa de esta nueva red fue el programa PCSTORM (sigla francesa de plataforma de convergencia para servicios de alta velocidad, operativos, resilientes y móviles), un programa destinado a realizar la transición de las comunicaciones sobre el terreno hacia el 4G y a aumentar la velocidad para facilitar el uso de aplicaciones como el vídeo en tiempo real.

Axians, empresa experta en la integración de soluciones de telecomunicaciones, es uno de los participantes en este proyecto. Su misión consiste en establecer todas las pruebas de funcionamiento y de integración de los nuevos equipos. La marca de VINCI Energies especializada en TIC trabaja principalmente con unidades de intervención como la RAID (Unidad de Investigación, Asistencia, Intervención y Disuasión) y la BRI (Brigada de Investigación e Intervención) de la Policía, y el GIGN (Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional) en la realización de pruebas sobre el terreno de los nuevos equipos, llamados “burbujas tácticas”.

“Se trata de una gran mochila alimentada por una batería, que contiene una antena compacta, un núcleo de red autónomo capaz de crear una red de radio 4G puntual”, detalla Nicolas Le Jean. Estas burbujas tácticas permiten a las unidades de intervención disponer de una red 4G completamente independiente, segura y que puede utilizarse en cualquier circunstancia, también en zonas sin cobertura.

Axians también forma a policías y gendarmes de élite en el uso de estos nuevos equipos.

Una red híbrida

Para ajustarse al ambicioso calendario de modernización de las redes (a partir de 2024) y para responder a una reflexión económica, el Ministerio del Interior francés ha optado por el establecimiento de una red híbrida.

“Esta red se basa a la vez en la cobertura nacional outdoor de las redes públicas de operadores 4G y en soluciones de resiliencia de alto nivel, mediante burbujas tácticas. Se trata de un trabajo realizado en estrecha colaboración con los operadores dedicados al gran público para que estos puedan establecer funcionalidades y servicios específicos para las fuerzas del orden con el objetivo de garantizar la total seguridad y disponibilidad de sus comunicaciones críticas”, precisa Nicolas Le Jean.

La mayoría de los países de la Unión Europea también han emprendido este proceso de modernización de las redes, que tendrá la ventaja de facilitar la armonización de los sistemas de comunicaciones entre fuerzas de seguridad públicas de países vecinos.

15/04/2021