La Network as a Service (NaaS, red como servicio) consiste en ofrecer una solución integral de infraestructura de red bajo suscripción. De este modo, las empresas ya no tienen que invertir en equipos de obsolescencia acelerada ni preocuparse por su mantenimiento. Además, se aseguran de disponer siempre de una red de última generación.

Después del SaaS, el IaaS o el PaaS, llega el NaaS, un nuevo acrónimo que da respuesta a la tendencia de los servicios bajo demanda (léase nuestro dosier completo “As a service). La Network as a Service consiste en ofrecer una solución integral de infraestructura de red y de servicios asociados bajo suscripción. 

“La NaaS responde a la voluntad de las empresas de disponer de una infraestructura de red que pueda desplegarse rápidamente y que sea “escalable” en función de su actividad”.

De esta forma, las empresas ya no tienen que invertir en equipos de red que se devalúan con rapidez ni deben ocuparse de su mantenimiento o su escalabilidad. Externalizan esta parte a un proveedor de servicios que diseña la arquitectura de la red, realiza su instalación y ofrece asistencia las 24 horas del día. 

Desde un punto de vista financiero, esta solución permite disponer de una previsión de los costes, puesto que transforma los gastos de inversión (CapEx) en gastos de explotación (OpEx): con el modelo NaaS, una empresa paga solo por lo que consume y puede aumentar o disminuir la capacidad de su red en cualquier momento. Personalizada y flexible, la solución se adapta a la actividad de la empresa y contribuye a su crecimiento. 

Por otro lado, el director de los sistemas de información (DSI) se asegura de disponer de una red de última generación que cumple con los estándares del mercado e integra las innovaciones más recientes. Además, descarga a sus equipos de las tareas de monotorización, que no tienen un valor añadido real, a la vez que mantiene una experiencia del usuario de calidad, con acuerdos de nivel de servicio (Service Level Agreements), como la tasa de disponibilidad. El DSI también puede prescindir de la formación y el mantenimiento en competencias de recursos específicos. 

 

El papel clave del integrador

Para Daniel Thomas, Head of Solution Development en Axians, la marca de VINCI Energies especializada en las TIC, la red como servicio se dirige a empresas con varias ubicaciones y más de 500 trabajadores. “Aunque todos los sectores de actividad pueden ser partes interesadas, los sectores jurídico, público y sanitario se ajustan a la perfección al concepto”. En su opinión, “NaaS no es una tecnología, sino un entorno de trabajo; no es un producto, sino más bien una solución”.

En este planteamiento, el papel de un integrador como Axians adquiere una especial relevancia. Es él quien, en un enfoque best of breed, seleccionará las mejoras tecnologías y a los mejores proveedores uno a uno. “El integrador debe garantizar un seguimiento constante para poder tener en cuenta los avances rápidos y constantes del mercado”, añade.

El modelo NaaS va de la mano de las tecnologías de virtualización de la red como el SDN (Software-Defined Networking o redes definidas por software) y la NFV (Network Functions Virtualization o virtualización de funciones de red). También integra tecnologías de machine learning para el control en tiempo real y la gestión automática de las alertas o la detección de amenazas.

En palabras de Daniel Thomas, la inteligencia artificial no solo refuerza la política de ciberseguridad, sino que al permitir una configuración ideal de los parámetros de red también contribuye a la reducción de la huella de carbono de una empresa optimizando su consumo energético. 

 

Nube y virtualización de redes 

Con todas las ventajas que ofrece, la red como servicio está llamada a crecer con fuerza durante los próximos años. La consultora Global Market Insights prevé un aumento anual del mercado mundial del 35% para los años 2019-2025. Durante este periodo, se espera que pase de 5.000 a 50.000 millones de dólares.

“Aunque el mercado todavía está en fase de incubación, cada vez son más las empresas familiarizadas con el concepto que buscan información”, señala Daniel Thomas. “Estados Unidos está más avanzado en el tema. En Europa, los Países Bajos, Alemania, Francia y el Reino Unido están experimentado un fuerte crecimiento”. 

Según el experto de Axians, la crisis de la COVID-19 y, de forma más general, el tsunami de la transformación digital deberían acelerar la adopción de las ofertas “as a service”; la red es su evolución natural. “Responde a la voluntad de las empresas de disponer de una infraestructura de red que pueda desplegarse rápidamente y que sea ‘escalable’ en función de su actividad”, concluye. 

El crecimiento del mercado de la red como servicio se atribuye al rápido uso de la tecnología de la nube, a la que las empresas están migrando cada vez más sus cargas de trabajo. El aumento de datos generados por varias plataformas digitales y la creciente tendencia a la movilidad de la mano de obra han ejercido una enorme presión sobre las redes corporativas, de modo que están migrando hacia la nube, lo que les permitirá alojar una gran variedad de aplicaciones de negocio. 

Las plataformas NaaS compatibles con la nube las ayudan a desplegar aplicaciones complementadas por varias funciones de red, principalmente routers virtuales, la diferenciación de servicios y cortafuegos virtuales. A diferencia de otras soluciones basadas en dispositivos virtuales complementarios de terceros, estas plataformas se implementan en la infraestructura de la nube, lo que reduce la complejidad de la red y los gastos de gestión. 

Otro factor que contribuye al crecimiento del mercado es la adopción masiva de tecnologías de virtualización de red, como las redes definidas por software (SDN) y la virtualización de funciones de red (NFV). Estas tecnologías ofrecen una plataforma para el NaaS y permiten a las empresas vender virtualmente servicios de red a los clientes bajo suscripción.

11/03/2021