Para satisfacer las necesidades operativas de las empresas de transporte comprometidas con la transición a vehículos totalmente eléctricos, Mobility, filial de VINCI Energies, ha integrado nuevas funcionalidades en su plataforma de recarga “inteligente”.

La sustitución de los autobuses con motor de combustión por vehículos totalmente eléctricos es uno de los principales ejes de la transición energética en el transporte público. Una transición que se desarrolla a velocidades distintas según las ciudades. Por ejemplo, en Francia, París prevé renovar completamente su flota en 2025, mientras que otras localidades se lo están tomando con más calma.  En cualquier caso, todos los transportistas deben integrar esta nueva realidad tecnológica en sus empresas.

Esta evolución de las infraestructuras y los equipamientos implica un enfoque experimental, la famosa estrategia “test and learn” que caracteriza la gestión de proyectos en un terreno que todavía se está allanando. Es en este marco donde se inscriben las cuestiones relacionadas con las baterías y su sistema de recarga.

En un primer momento, la atención de los operadores encargados del equipamiento de las cocheras se centró en la planificación de las fases de recarga de los vehículos y en la optimización del consumo eléctrico. Las herramientas de las que se dotaron fueron diseñadas específicamente para alcanzar estos objetivos.

Pero en la práctica, los transportistas se dieron cuenta de que la recarga inteligente (smart charging) centrada exclusivamente en la optimización energética no podía ayudarlos a gestionar la realidad del funcionamiento diario de una cochera, que debe hacer frente a imprevistos como el retraso en la llegada de un autobús respecto al horario previsto o el mal funcionamiento de un terminal de recarga.

En este último supuesto, por ejemplo, no se produce un cambio automático de la operación de recarga a otro terminal, por lo que el autobús no podrá dar servicio sin la intervención previa de un operario.

Nuevas funcionalidades

Precisamente para responder a las necesidades operativas de los transportistas, Mobility, filial de VINCI Energies especializada en el diseño, equipamiento, gestión y seguridad de las infraestructuras de transporte, ha integrado nuevas funcionalidades en Cway by Mobility, su plataforma de smart charging.

Cway by Mobility ofrece la flexibilidad necesaria para tener en cuenta los problemas que pueden surgir en la vida real.”

Diseñada para ayudar a los transportistas a controlar su proceso operativo, la solución de Mobility tiene en cuenta los cambios organizativos que implica la sustitución de una energía (térmica) por otra (eléctrica), ya que el llenado del depósito con combustible o la carga de una batería con electricidad no son para nada equivalentes.

“En un autobús con motor de combustión, llenamos el depósito y lo estacionamos”, señala Mathieu Grenier, gerente de Mobility eBus. “En el caso de un autobús eléctrico, es distinto, el proceso de carga es más largo (entre 5 y 8 h), el estado de la secuencia de recarga no siempre es visible para el operario y pueden producirse incidencias técnicas que comporten la interrupción de la carga”.

Por todo ello, los transportistas deben integrar el tiempo de recarga en la planificación operativa, teniendo en cuenta los imprevistos que pueden alterar el proceso de recarga. A tal fin, “Cway garantiza una total visibilidad operativa, de modo que las informaciones sobre el equipo de recarga pueden visualizarse en tiempo real”, añade.

Tiempo real

En tercer lugar, la señalización en tiempo real de los fallos técnicos permite actuar rápidamente en los equipos, manualmente si es necesario, reiniciando el dispositivo de recarga o eligiendo una recarga en lugar de otra. Al permitir la intervención práctica para corregir la planificación teórica, “la herramienta ofrece la flexibilidad necesaria para tener en cuenta los problemas que pueden surgir en la vida real”, destaca Mathieu Grenier.

Hasta ahora, cuando surgían problemas con un equipo, la carga se interrumpía y el vehículo no se cargaba, pero para el operario todo parecía normal… “La plataforma Cway incorpora un sistema de detección de comportamientos anómalos e informa a los técnicos, que pueden actuar en las cargas en curso y planificar las intervenciones necesarias en los equipos identificados”, puntualiza el gerente.

Esta voluntad de tener en cuenta la realidad de los operadores también se refleja en el terreno de la comunicación con el entorno técnico de los sistemas de recarga. De este modo, Cway puede funcionar con distintos tipos de autobuses y de cargadores, y con equipos que con el tiempo han podido ir evolucionando y superponiéndose. “Esta garantía de interoperabilidad es un verdadero activo para el operador, al igual que la adaptabilidad de Cway al resto de herramientas del operador, como el sistema de soporte operacional o el software de representación gráfica”, concluye Mathieu Grenier. Cuando la inteligencia de la “vida real” permite a las personas tomar el control, si es necesario.

15/04/2021