Omexom está acompañando a un equipo de estudiantes neerlandeses que se ha marcado el objetivo de participar en esta famosa carrera con un coche eléctrico que se recarga en dos minutos. Tan rápido como llenar el depósito de un coche con motor de combustión.

En una carrera automovilística en circuito, el tiempo de llenado del depósito es un elemento crucial. Cuanto más breve, mejor, ya que el tiempo de parada en boxes se mide en valiosísimos minutos perdidos. Lo que vale para un coche con motor de combustión vale también para un coche eléctrico. Pero en este caso, ¡la ecuación es complicada!

La recarga de una batería implica mucho tiempo, por lo que intentar equiparar su duración a la del llenado del depósito de combustible representa todo un reto. 

Para hacernos una idea de la hazaña a lograr, la recarga de un vehículo eléctrico dura una hora, mientras que para llenar un depósito de F1 bastan cinco minutos.

“La recarga de un vehículo eléctrico debe poder realizarse con la misma facilidad que el repostaje de un vehículo de combustible. Cuando hayamos logrado esta equivalencia, la movilidad eléctrica se habrá convertido en una realidad”. 

Cincuenta estudiantes de la Universidad Técnica de Eindhoven y de la Universidad Fontys de Ciencias Aplicadas, en los Países Bajos, se han propuesto superar este reto presentando en la edición de las 24 Horas de Le Mans de 2023 un coche eléctrico especialmente preparado para esta carrera. 

InMotion es un equipo que sueña con crear el coche de carreras más innovador del mundo. Para ello, los estudiantes han recurrido a una tecnología punta, el “reabastecimiento eléctrico” (electric refueling), que debería permitir que la recarga de su vehículo eléctrico fuera tan rápida como la de un vehículo de combustión. 

“Para lograr este objetivo, el equipo debe gestionar el diseño del pack de baterías”, señala Paul van Schijndel, responsable de Omexom Dordrecht, que apoya el proyecto.

El futuro de la movilidad eléctrica 

Al explicar la implicación de Omexom (VINCI Energies) con InMotion y los estudiantes holandeses, Paul van Schijndel recuerda que la marca “está comprometida con la transición energética y la construcción de un futuro sostenible para todos”. 

“InMotion está totalmente en línea con este objetivo”, declara. “Esta asociación es totalmente lógica, puesto que Omexom quiere superar los desafíos en el ámbito de las infraestructuras y la movilidad eléctricas. La recarga de un vehículo eléctrico debe poder realizarse con la misma facilidad que el repostaje de un vehículo de combustible. Cuando hayamos logrado esta equivalencia, la movilidad eléctrica se habrá convertido en una realidad”. 

Para demostrar que la tecnología de recarga ultrarrápida en la que están trabajando tiene el potencial de un coche de carreras, InMotion y los estudiantes inscribirán su vehículo eléctrico en la clase “Le Garage 56” de Le Mans, una categoría que cada año presenta a un competidor único que desea dar a conocer innovaciones técnicas interesantes para la industria. 

No es la primera experiencia de InMotion en los circuitos de carreras. El equipo desarrolló el primer coche de carreras de bioetanol en los Países Bajos. Con su segundo coche, “Fusion”, el equipo corrió por los circuitos neerlandeses para demostrar de qué es capaz un grupo de jóvenes estudiantes. Y con “Vision”, su tercera creación, InMotion busca prefigurar el futuro de la movilidad eléctrica. 

11/02/2021