Gracias a la realidad virtual, hoy las tecnologías digitales cubren todas las fases de diseño de los vehículos y también las líneas de producción. Veamos algunos ejemplos de la industria automovilística.

El 16 de agosto de 2019, Bugatti presentó su última creación: el Centodieci. Más allá de sus excepcionales cualidades, el nuevo vehículo de lujo del fabricante célebre, filial del grupo Volkswagen, la particularidad de haber sido diseñado en… tan solo seis meses.

¿El secreto de Bugatti? Los métodos de diseño de esta versión del Chiron, un deportivo de la serie más potente de la marca, se han basado en gran medida en la realidad virtual. Esta tecnología, que ha permitido al fabricante reducir un tercio el tiempo de diseño, se adapta perfectamente a la producción de series muy limitadas (diez unidades en el caso del Centodieci) y en tiempo récord.

¿Cómo se consigue? Mediante un casco de realidad virtual, se puede observar la maqueta del vehículo en 3D desde todos los ángulos, tanto por dentro como por fuera. De este modo, un equipo de diseñadores y técnicos puede interactuar con el modelo y detectar cualquier elemento de mejora incluso antes de la realización de la maqueta física.

“Una de las posibles aplicaciones puede estar relacionada con la modificación de una línea de producción con el fin de introducir la fabricación de un nuevo vehículo, mientras se siguen produciendo los modelos antiguos y sin que el ritmo general disminuya”

Todo ello representa un ahorro de tiempo y de dinero que cada vez interesa más a la industria automovilística, tal como atestigua, por ejemplo, el caso de Volvo, que utiliza el casco XR-1 de la start-up Varjo para probar distintos diseños o sistemas en pista, en condiciones reales de conducción, antes incluso de diseñar los prototipos.

De lo virtual a lo real

Presente en este mercado emergente y prometedor, Actemium, la marca de VINCI Energies dedicada a los procesos industriales, trabaja en el desarrollo de soluciones de realidad virtual para el sector automovilístico pero aplicadas a los sistemas de fabricación.

“Una de las posibles aplicaciones puede estar relacionada con la modificación de una línea de producción con el fin de introducir la fabricación de un nuevo vehículo, mientras se siguen produciendo los modelos antiguos y sin que el ritmo general disminuya”, explica Stéphane Conrad, gerente de Actemium Trappes.

En este caso, un escaneo 3D del taller permite disponer, gracias a un casco de realidad virtual, de una visión completa del lugar como si se tratara de una situación real. “Incluso podemos identificar los nuevos elementos o las bandejas de cables, redes que no aparecían necesariamente en la base documental”, añade Stéphane Conrad, quien señala la posibilidad de limitar los desplazamientos y el tiempo que se ahorra en la fase de diseño.

Otra aplicación de la realidad virtual: la validación del final de estudio. “En este caso, no partimos de lo real para trabajar en lo virtual, sino al contrario: utilizamos lo virtual para optimizar la futura instalación, por ejemplo, probando o modificando elementos por temas de seguridad, de ergonomía o de acceso para el mantenimiento”, subraya Stéphane Conrad.

Base de datos en la nube

Actemium, que participa por encargo de Renault en un grupo de trabajo sobre robótica para optimizar los procesos mediante la simulación, está trabajando en un programa destinado a compartir los proyectos en una base de datos virtual en la que todos los proveedores y el fabricante automovilístico pueden poner en común sus propios diseños.

“A través del software Inventor, este programa compartido en la nube permite a todos los implicados (electricidad, fontanería, aire comprimido…) ver la instalación y conocer los vectores de movimiento de cada máquina para poder detectar posibles problemas, sobre todo en términos de seguridad y optimización ” , precisa Eloy Hernández, director general en España y Estados Unidos de Actemium ASAS.

“Es un modo de reducir considerablemente los plazos y los costes” , señala Eloy Hernández, que considera la realidad virtual una “herramienta formidable para formar a los operarios en el uso de las máquinas”.

18/11/2020