Aplicando los principios y prácticas de DevOps, los equipos de desarrollo y de producción de TI armonizarán sus objetivos y acelerarán los procesos. Axians hace de guía a las empresas en esta dirección.

Un dato que da una idea del interés por lograr una mejor colaboración entre los equipos informáticos es que el 40% de las implementaciones de software deben reelaborarse porque no responden a las necesidades expresadas por los usuarios. Además de los problemas que ocasionan para los equipos, estos fallos tienen repercusiones en los resultados de la empresa. Según Microsoft, el coste medio del tiempo de inactividad de una aplicación cliente es de aproximadamente 100.000 dólares por hora.

Tradicionalmente, cuando una nueva implementación no funciona de forma óptima, los desarrolladores tienden a culpar a los responsables de operaciones, y viceversa. Este antagonismo entre responsables de desarrollo y responsables de operaciones se explica por sus diferentes prioridades.

El objetivo principal de un equipo de operaciones, que se encarga de la explotación, es garantizar la estabilidad del sistema. Para ellos, la calidad está por encima de todo, en detrimento del tiempo y del coste. Contrariamente, el equipo de desarrollo tiene como objetivo principal efectuar los cambios necesarios con el menor coste y lo más rápido posible.

Para reducir este antagonismo histórico, se han desarrollado un conjunto de prácticas conocidas con el nombre de DevOps. Estas prácticas aspiran a armonizar los funcionamientos de los equipos de desarrollo de software (Dev) y de explotación (Ops). Axians, la marca de VINCI Energies especializada en TIC, ayuda a las empresas a adoptar prácticas DevOps para “alinear los objetivos de los equipos, que de este modo podrán colaborar estrechamente”, explica Ricardo Carvalho, responsable de innovación.

Guiar, implementar, administrar

El interés de DevOps no se limita a hacer trabajar conjuntamente a los equipos y a automatizar el entorno y los servidores. Actuando sobre la comunicación y las retroacciones, “DevOps permite implementar el software más rápidamente y administrarlo percibiendo su rendimiento y su valor añadido, lo que hace posible proponer mejoras para el siguiente ciclo de desarrollo”, añade.

«En un mundo DevOps ideal, los profesionales de desarrollo y de operaciones trabajan juntos»

Para incorporar esos avances, la empresa debe adoptar nuevas normas culturales y una arquitectura que permita lograr los objetivos comunes a lo largo de todo el proceso digital, así como cadenas de herramientas que permitan trabajar conjuntamente en tiempo real con una mínima transferencia entre las herramientas.

Funcionar en modo ágil

Para instaurar estas prácticas, Axians ofrece una gama de servicios que van desde el asesoramiento hasta la formación, pasando por la ingeniería. Sus expertos también pueden, si es necesario, prestar asistencia in situ a las empresas para instalar las nuevas herramientas y formar a los equipos en una metodología ágil común. “En un mundo DevOps ideal”, resume Ricardo Carvalho, “las personas que se encargan del desarrollo y las que se encargan de las operaciones trabajan juntas dentro de un único equipo interfuncional con competencias en diseño, desarrollo, gestión de los productos, control de calidad, infraestructuras y seguridad. Este equipo sigue un método de gestión de proyectos ágil, trabajando de forma iterativa y utilizando ciclos de desarrollo cortos. Esto permite a los equipos ser más eficaces y adaptables”.

Como recuerda el experto, cada implementación es única. En cualquier caso, según Ricardo Carvalho, “las empresas que adoptan DevOps lanzan sus productos al mercado más rápidamente”.

17/12/2020