Cascos de obra con realidad aumentada, escáneres de temperatura manos libres, tarjetas de identificación con alarma… Las empresas de VINCI Energies han sabido innovar para encontrar con rapidez soluciones que les permitan proseguir de forma segura su actividad pese a la COVID-19.

La crisis sanitaria que está azotando el planeta desde hace meses ha cambiado radicalmente los hábitos laborales en comercios, oficinas y fábricas. Para lidiar con los riesgos de transmisión de la COVID-19, han surgido varias iniciativas innovadoras que mejoran la seguridad en los lugares de trabajo. No faltan las ideas, tal como demuestran algunas iniciativas de VINCI Energies desarrolladas en Suiza y Gran Bretaña.

Con una superficie de unos 100.000 m2, uptownBasel, ubicada en Arlesheim, a las afueras de Basilea, es actualmente la mayor obra de construcción del noroeste de Suiza. Esta obra de primer orden, que se enmarca en un proyecto destinado a convertirse en un centro de competencias de la industria 4.0, no se detuvo en ningún momento pese a la pandemia de la COVID-19.

“El éxito de nuestras herramientas ha sobrepasado los límites de nuestra empresa y algunos de nuestros clientes ya nos han manifestado su interés por implementarlos en sus instalaciones”.

A diferencia de otros países como Francia, Suiza decidió no suspender las obras en su territorio durante la primera fase de la crisis. “El Consejo Federal impuso sin embargo unas medidas extremadamente estrictas en las obras, como la obligación de respetar una distancia mínima de 2 metros y la necesidad de superar numerosos controles para garantizar su cumplimiento», explica Nicolas Muller, gerente de la empresa Actemium Automation & Industrial IT.

Y fue precisamente la seguridad de las obras en plena crisis sanitaria mundial lo que llevó a la empresa Axians a contactar con esta empresa hermana, filial de VINCI Energies, especializada en la optimización de procesos industriales.

A principios de abril de 2020, el promotor de la obra de Basilea pidió a Axians, responsable de las tecnologías de la información y la comunicación en la obra, que encontrara una solución para cumplir lo mejor posible con las normas de higiene y que la actividad pudiera así proseguir con total seguridad.

Un sistema integrado en los cascos

A pesar de la ampliación de las instalaciones sanitarias, de la creación de áreas de descanso complementarias y de la instalación de más máquinas expendedoras, había que encontrar la manera de que el personal, concentrado en su trabajo, no olvidase las nuevas normas, particularmente el distanciamiento físico.

En colaboración con Axians, Actemium lo consiguió, ideando y diseñando en tan solo dos días el prototipo de una herramienta que permitiese proteger lo mejor posible a las personas presentes en la obra.

“Este sistema, que conjuga las tecnologías Bluetooth y UWB (Ultra Wide Band), está integrado en el casco del personal para poder evaluar la distancia entre dos aparatos, y por tanto entre dos personas, y así poder alertarlas mediante un sonido o una vibración cuando están a menos de dos metros la una de la otra (la distancia se puede configurar por medio de una aplicación móvil)”, explica Nicolas Muller.

Una herramienta sencilla y eficaz

La idea convenció y uptownBasel aceptó desarrollarla. Este grupo de coinnovación decidió incluso convertirla en un instrumento de comunicación para su proyecto inmobiliario, claramente orientado a las nuevas tecnologías y el trabajo colaborativo. Sus equipos produjeron un vídeo sobre la nueva herramienta que fue difundido en la televisión suiza.

El prototipo, perfeccionado gracias a la ayuda de la start-up alsaciana Insolem, especializada en sistemas integrados y que ha desarrollado un circuito electrónico ad hoc, se ha industrializado y ahora puede producirse en serie.

“La difusión del vídeo en la red interna Yammer de VINCI Energies contribuyó a impulsar el proyecto. En los últimos meses, nos han contactado unos cincuenta clientes del Grupo que desean utilizar esta nueva herramienta en sus obras o empresas”, celebra Nicolas Muller.

El gerente puntualiza asimismo que esta nueva herramienta en modo alguno “rastrea” a los usuarios. No obstante, sí que recopila de forma anónima las interacciones entre las personas y puede mostrar estadísticas en forma de dashboard. “Se trata de un medio para sensibilizar sobre el respeto de la distancia, en línea con otras iniciativas de ‘smart safety’ adoptadas por VINCI Energies para las cuales simplicidad y agilidad siempre han sido ingredientes esenciales”, concluye Muller.

Espacios de oficinas seguros 

Entre estas iniciativas, la ideada por Cougar Automation es especialmente innovadora. La filial británica de VINCI Energies, especializada en servicios de automatización y en la integración de sistemas, ha creado un escáner de temperatura manos libres y una tarjeta de identificación portátil equipada con un sistema de alarma, que avisa cuando no se respetan las distancias físicas autorizadas o cuando en una zona se ha alcanzado el aforo máximo.

“Queremos que nuestros empleados dispongan de un espacio de oficinas seguro y flexible para evitar al máximo las incidencias durante este periodo tan difícil”, explican Patrick Gains, Project Manager, y Simon Pape, Business Development Manager, ambos de Cougar Automation.

El sistema de alarma de la credencial funciona gracias a tecnologías BLE (Bluetooth Low Energy) y UWB (Ultra Wide Band). Por su parte, el escáner de temperatura se basa en la captura y el análisis de una imagen térmica del rostro tomada a partir de más de 1.000 puntos de medición. “Según la temperatura, se enciende un piloto verde o rojo que indica si el empleado puede acceder a las oficinas o si, por el contrario, debe confinarse y hacerse la prueba de la COVID”, explica Patrick Gains. Las rápidas capacidades de análisis del sensor (hasta 700 personas por hora) lo convierten en una herramienta sencilla y fiable para tomar la temperatura de forma rápida en la entrada de los edificios.

En prueba en otras empresas 

Estos dos sistemas entraron en funcionamiento a finales de septiembre de 2020. Cougar Automation los usa internamente para sus 50 empleados y tiene la intención de añadirlos a los dispositivos de seguridad COVID que ofrece a sus clientes. “El éxito de ambas herramientas ha sobrepasado los límites de nuestra empresa, y algunos de nuestros clientes ya nos han manifestado su interés por implementarlas en sus instalaciones para así proteger mejor a su personal. Varias empresas ya están utilizando los sensores de proximidad y los están probando en pequeñas cantidades con la intención de extender su uso en sus organizaciones”, concluye Simon Pape.

17/12/2020