VINCI Facilities Solutions y su socio Dabbel están implementando en Alemania una solución para controlar el consumo de energía de los edificios basada en la inteligencia artificial, que permite un ahorro energético de hasta el 40% y la mejora del confort de los usuarios.  

En la pequeña ciudad de Bergneustadt, cerca de Colonia, al oeste de Alemania, dos institutos han aportado su granito de arena a la construcción de la ciudad del futuro. En 2020, estos dos centros escolares se dotaron de un sistema de control y optimización de su consumo energético gestionado mediante la inteligencia artificial (IA).

El encargado de llevar a cabo este doble proyecto fue VINCI Facilities Solutions, en colaboración con Dabbel, empresa especialista en sistemas de gestión de edificios autónomos. “Al registrar y supervisar en tiempo real el consumo de los edificios mediante la IA, podemos garantizar el control de los sistemas de ventilación y calefacción, así como otras fuentes de consumo energético, para lograr un funcionamiento más eficiente y reducir así las emisiones de CO2, al tiempo que mejoramos el confort de los usuarios”, explica Christian Ochßner, Head of Building Technology Department en VINCI Facilities Solutions.  

Este planteamiento, que se inscribe en el objetivo de reducción de las emisiones de CO2 del Grupo VINCI, se divide en dos grandes etapas. En primer lugar, se realiza una modelización de las instalaciones mediante la IA con la ayuda de varios sensores de control situados en el edificio (temperatura, nivel de CO2, humedad, número de personas presentes…). En algunos casos, se instalan sensores complementarios para poder obtener otros valores de medición que permitan optimizar el sistema.  

“Esta tecnología permite desarrollar una solución global para reestructurar y actualizar el sistema de gestión de edificios obsoleto.”

En una segunda fase, “gracias a un proceso constante de aprendizaje, las decisiones van mejorando con cada iteración hasta lograr un equilibrio óptimo entre el consumo de energía y una temperatura interior confortable y saludable, lo que contribuye a aumentar la sostenibilidad del edificio”, destaca Christian Ochßner.

Un ahorro de hasta el 40%  

Gracias a un cuadro de mando, el sistema permite a los gestores del edificio o de las instalaciones verificar las mediciones realizadas mediante la IA, teniendo en cuenta múltiples parámetros: tiempo de utilización, ocupación del edificio, condiciones meteorológicas, etc. Por supuesto, los gestores pueden ajustar las decisiones en función de las expectativas, por ejemplo, en relación con el confort.  

“Esta tecnología sostenible y escalable permite desarrollar una solución global para reestructurar y actualizar un sistema de gestión de edificios obsoleto”, añade el responsable de VINCI Facilities Solutions.  

En este caso concreto, el sistema permite un ahorro de entre el 20 y el 30% de los gastos energéticos. Dabbel ha podido constatar que el ahorro puede alcanzar el 40% en situaciones ideales. Asimismo, se obtienen beneficios financieros en los costes de supervisión y mantenimiento de cada fuente de energía (ventilación, calefacción, iluminación…).  

“Está previsto que este tipo de tecnología se implemente en otros dos o tres edificios. En Alemania, 80 edificios más deberían beneficiarse de este sistema de aquí a 2022”, concluye Christian Ochßner.

 

14/10/2021