Desde la producción hasta el transporte y el almacenamiento, la gestión del frío es un requisito absoluto para los fabricantes de medicamentos y vacunas. Tanto en Francia como en el resto de Europa, las empresas de VINCI Energies aportan soluciones para garantizar la cadena de frío.

El 8 de diciembre de 2020, se administró la primera inyección de la vacuna de la COVID-19 de Pfizer-BioNTech a una paciente británica de 90 años. Era una de las 800.000 dosis guardadas en un almacén secreto a una temperatura de -70 °C. La vacuna del laboratorio estadounidense y una start-up alemana nos recuerda la suma importancia que tiene para la industria farmacéutica la gestión del frío a lo largo de toda la cadena (producción, transporte, almacenamiento). 

Pero más allá de los titulares de los medios de comunicación, Michel Lecarpentier, director de Desarrollo de la Red de Frío de VINCI Energies, recuerda que “hoy en día el frío a muy baja temperatura puede controlarse perfectamente hasta los -80 °C o incluso -100 °C”. “El problema no es la tecnología, sino la capacidad financiera para equiparse”, añade.

“La alta calidad de los productos farmacéuticos requiere garantizar la cadena de frío de forma permanente”.

De hecho, en las instalaciones a muy baja temperatura, los costes pueden multiplicarse por dos o por tres en comparación con las cámaras frigoríficas convencionales. “Un sobrecoste que se explica por las exigencias del diseño y por la calificación específica de la cámara instalada, y por supuesto por el mayor consumo energético necesario para mantenerla a baja temperatura”, señala Michel Lecarpentier.

Niveles de conservación regulados

Las distintas tipologías de medicamentos y vacunas requieren niveles de conservación muy precisos y regulados: temperatura controlada (por debajo de los +25 °C), productos termosensibles (de +2 °C a +8 °C), temperatura negativa (de -20 °C a -40 °C) y temperatura muy baja (-70 ° o inferior).

“La alta calidad de los productos farmacéuticos requiere garantizar la cadena de frío de forma permanente. Por este motivo, las instalaciones frigoríficas se doblan o incluso se triplican (siendo cada una de ellas autónomas) para evitar averías. También se instalan registradores de temperatura, a menudo equipados con un sistema de alarma. Además, para el mantenimiento de los equipos frigoríficos son necesarias entre cuatro y seis visitas anuales frente a las dos o tres que se realizan en el sector de la industria alimentaria”, subraya el experto de VINCI Energies.

Otra especificidad del mercado farmacéutico: un entorno sanitario muy exigente, a menudo con una atmósfera controlada que requiere sofisticados sistemas de filtración y un entorno industrial restringido; características que las diferentes empresas de la Red de Frío de VINCI Energies, especializada en garantizar la cadena de frío, están acostumbradas a gestionar. 

Conocimientos muy avanzados 

En Bélgica, Actemium Herentals ha instalado un sistema de control para supervisar los congeladores que almacenarán las vacunas de COVID-19 para Europa. Durante el transporte interno, la temperatura de las vacunas conservadas en hielo seco en contenedores refrigerados también se controla mediante sensores inalámbricos. 

“Se instalarán más de 1.300 sensores por cable en los congeladores y 40 sensores inalámbricos en los contenedores refrigerados para controlar la temperatura en tiempo real. Los sensores inalámbricos se han probado en el marco de una prueba de concepto (PoC) para su uso en un gran almacén repleto de estanterías metálicas y congeladores, y han obtenido unos resultados muy positivos. Aparte del almacenamiento de vacunas, nuestra solución EMS (Environmental Monitoring System) también se ha usado para comprobar la temperatura, la presión, la humedad y las partículas de las salas blancas, donde se producen los medicamentos”, explica Roderick Nijffels, responsable de negocios en Actemium Herentals.

Por su parte, otro laboratorio confió a Actemium la creación, en 2018, y la ampliación, en 2020, del sistema de control IMS (Information Management System) de su parque de contenedores para congeladores de vacunas, una instalación que fue ampliada en 2020 y que experimentará una nueva ampliación en 2021, con un edificio de almacenamiento de cerca de 2.000 m3 y temperaturas inferiores -50 °C.

“Actualmente [diciembre de 2020] estamos probando nuevos contenedores especialmente destinados a almacenar vacunas de COVID-19 para conectarlos al sistema IMS. El almacén está en fase de construcción y estará plenamente operativo en abril”, explica Henk Coolen, Project Engineer Automation en Actemium Herentals.

Confianza a largo plazo

En Francia, CEF Nord Industrie Picardie colabora desde hace más de quince años con el grupo Sanofi en la planta de Compiègne. Esta empresa de la Red de Frío de VINCI Energies gestiona el mantenimiento preventivo y correctivo de los grupos de producción de agua helada, las cámaras frigoríficas para materias primas y productos acabados y las cámaras climáticas de almacenamiento de muestras. 

“La relación de confianza con Sanofi se basa en los servicios personalizados”, declara Xavier Delattre, gerente de CEF Nord Industrie Picardie. “Además de nuestro servicio de mantenimiento permanente, proponemos una oferta atípica, con una visita anual mixta en la que participan nuestros técnicos y los de los fabricantes de las máquinas instaladas en el centro, que conocen a la perfección el envejecimiento de su maquinaria”

“Esto nos permite mejorar nuestro mantenimiento predictivo y, además, nuestros equipos adquieren conocimientos complementarios. Paralelamente a estos proyectos de mantenimiento, CEF ofrece nuevos equipos que combinan eficiencia energética y refrigerantes limpios”, añade Xavier Delattre.

11/03/2021