En todo el mundo están apareciendo soluciones para que en los espacios altamente urbanizados puedan incrementarse los suministros de energía limpia y reducirse las emisiones de carbono. A continuación, una panorámica general.

 

Una granja solar productora de algas

Frente a la costa de La Haya, en los Países Bajos, Oceans of Energy y The Seaweed Company han diseñado un proyecto experimental que genera electricidad limpia y algas comestibles. Una plataforma flotante recubierta de paneles fotovoltaicos alberga piscinas para el cultivo de plantas marinas. Debería producir 15 toneladas de algas anuales y absorber 1,8 toneladas de dióxido de carbono. “Usando tan solo el 5% del mar del Norte neerlandés, podemos cubrir la mitad de la demanda energética de los Países Bajos”, afirma Oceans of Energy.

 

Una isla artificial eólica para abastecer el norte de Europa

En el marco de una colaboración público-privada, el Estado danés ha anunciado la construcción, a 80 km de la península de Jutland, de la primera isla artificial, con una superficie de aproximadamente 120.000 m2, dedicada a la captación y la difusión de energía renovable proveniente de varios centenares de generadores eólicos en funcionamiento alrededor de todo el mar del Norte. Solo con este proyecto podría garantizarse el consumo de 10 millones de hogares europeos.  

 

Carreteras solares en Suiza

La empresa suiza Servipier tiene la intención de construir una central mixta solar y eólica sobre la autopista A9, cerca de la ciudad de Fully (Valais). Se trataría de una estructura metálica instalada por encima de la calzada, a lo largo de un tramo de 1,6 kilómetros, que debería recubrirse con cerca de 37.000 paneles solares. Permitiría producir 19 GWh al año, es decir, el consumo de unas 20.000 personas. Servipier calcula que, solo en Suiza, sería posible explotar unos 750 kilómetros de este tipo de autopista.

   

Células bifaciales en Sídney

En Australia, la ciudad de Sídney ya se abastece con energía 100% renovable. Tres cuartas partes de la electricidad suministrada procede de la energía eólica y el resto de tres centrales fotovoltaicas. Una de estas centrales está equipada con células bifaciales que captan la luz solar por ambas caras: la cara delantera capta la radiación directa, mientras que la posterior aprovecha la luz reflejada y la luz difusa para generar electricidad. De este modo, los módulos pueden producir de media entre un 10 y un 25% más de energía que los habituales paneles monofaciales.

 

Minirredes solares para garantizar el servicio en varios restaurantes californianos

En Estados Unidos, SolMicroGrid, una empresa de minirredes as-a-service, está implementando una solución solar para tres restaurantes Chick-fil-A en California, con el objetivo de reducir el coste energético y a su vez garantizar la continuidad del servicio en caso de corte del suministro eléctrico. Gracias a una combinación de generadores solares de gas natural y almacenamiento in situ controlado por un cuadro de mando que incorpora una capa de inteligencia artificial, las minirredes pueden ofrecer un suministro continuo durante los cortes en los servicios públicos locales.

 

PARA SABER MAS

 

15/11/2021