Con su agencia de reorientación ecológica «vingt & un vingt-deux», Vincent Rabaron guía a las empresas, entre ellas algunas de VINCI Energies, en su camino hacia una economía de muy bajas emisiones de carbono.

En el nombre de la empresa «vingt & un vingt-deux» (veintiuno veintidós), cada cifra tiene un significado: 2 y 1 son 2 toneladas de CO2 por persona y año y 1 solo planeta con recursos limitados para todos, 2 y 2 son 2 hectáreas globales por persona y 2 °C, el objetivo de limitación del aumento de la temperatura media terrestre vinculado al efecto invernadero antrópico.

Al dar este nombre a su nueva empresa, fundada en enero del 2020, Vincent Rabaron, anterior director delegado de PUR Projet, deja clara su ambición: acelerar la transición hacia una economía de muy bajas emisiones de carbono y adaptada a los límites planetarios.

¿Cómo? En primer lugar, trabajando con las empresas para iniciar cambios que estén a la altura de los retos que plantea la situación de emergencia ambiental, unos cambios que podrían a la vez responder a los objetivos de reducción drástica que se deben alcanzar durante esta década y crear valor en lo que será un mundo «bajo en carbono», y en segundo lugar, materializando ejemplos concretos de empresas «bajas en carbono», como TyVillage, una ecoaldea formada por viviendas minimalistas reversibles, o como La Maison, que transforma viviendas mal aisladas (lo que se conoce como «coladores térmicos») en viviendas compartidas (coliving) ultrabajas en carbono sometiéndolas a una renovación completa).

Su experiencia en la dirección general de PUR Projet, empresa especializada en la compensación de carbono por reforestación, lo ha motivado a ir más lejos: «Más allá de soluciones prefabricadas procedentes del exterior, nos hemos dado cuenta de que era más potente liberar lo que ya existe en la empresa para orientar en profundidad su modelo de negocio hacia las rupturas que la emergencia ambiental y los límites planetarios van a ir imponiendo paulatinamente», explica Vincent Rabaron.

El reto de los usos

«Hay enormes posibilidades de reducción de CO2 si se trabaja sobre los “usos”. Esto abre perspectivas de innovación y de mercados al grupo VINCI: crear valor a través de la “necesidad justa”, la “movilidad justa” y el “consumo justo” de datos, de energía, de calor, de superficies, de materiales…, sin olvidar todas las soluciones que se deben desarrollar para avanzar hacia la reutilización de los materiales y los equipos técnicos».

Esta labor de «reorientación» no puede limitarse a la mera descarbonización de la actividad propia de una empresa ni a la optimización de su eficiencia energética. Según este emprendedor especializado en medioambiente, «las soluciones más potentes a menudo hay que buscarlas en la optimización de los usos; la “austeridad” o la “necesidad justa” (en inglés se habla de sufficiency) es un terreno aún poco explorado que va a generar nuevos mercados para las empresas como VINCI Energies».

Uno de los primeros clientes de «vingt & un vingt-deux» es, justamente, VINCI Energies, empresa que Vincent Rabaron conoce bien, ya que trabajó siete años en la división de construcción del grupo VINCI.

«Trabajar con VINCI Energies en una problemática comoésta es aún más interesante porque la empresa está bien posicionada para convertirse en un agente clave en la transición ecológica, un proceso que se basa en tres pilares: energías bajas en carbono, eficiencia energética y optimización de los usos. En este último aspecto, las empresas de VINCI Energies sin duda pueden aportar innovación», observa Rabaron.

Pone como ejemplo el alumbrado público: «Más allá de la utilización de bombillas de bajo consumo alimentadas por energías bajas en carbono, se pueden ajustar las necesidades mediante un control inteligente de la red de alumbrado en función de la frecuentación del uso. Citeos ya sabe trabajar de este modo y  esta misma lógica se puede aplicar a las otras áreas de especialidad. También se puede pensar en asociar otros retos como el de la movilidad, e instalar aparcabicicletas y puntos de recarga al pie de los postes».

Sensibilización y ampliación de competencias

Vincent Rabaron lleva a cabo esta labor de reflexión a través de seminarios estructurados en tres fases. La primera fase consiste en un taller de sensibilización que gira en torno a un juego llamado La Fresque du Climat (el mural del clima), basado en la inteligencia colectiva y que permite explicar el funcionamiento y los mecanismos del cambio climático.

La segunda etapa consiste en un trabajo de ampliación de las competencias de los participantes en torno a cuatro temáticas: medir las emisiones de CO2 en su actividad, reducir las emisiones propias de la empresa, poner en marcha planes comunes con los proveedores de referencia, y desarrollar nuevas ofertas para los clientes que incorporen desde el origen los retos de reducción de emisiones.

«En una compañía tan diversificado como VINCI Energies, el impacto sobre el negociopodría traducirse, en una adaptación de la oferta en renovación energética de los edificios a través de su marca VINCI Facilities, pero también en una transformación de la ciudad a través de la movilidad mediante las actividades en infraestructuras del grupo, o igualmente en un trabajo sobre la “austeridad digital” desde Axians», detalla Rabaron.

Nuevas oportunidades

En opinión del gerente de «vingt & un vingt-deux», el alto grado de descentralización en la gestión de VINCI Energies, «que permite controlar un campo de acción a pequeña escala y directamente operativo, representa una enorme ventaja para llevar a buen término esta iniciativa. La coherencia en las acciones y la rapidez de las decisiones son esenciales en este tipo de temas, que pueden propiciar transformaciones profundas en las empresas».

Vincent Rabaron prevé realizar esta labor de «reorientación» con las empresas en toda la cadena de impacto ambiental de su actividad: «Para VINCI, el grueso de esta tarea se centra en las emisiones “indirectas”. Proporcionamos asistencia sobre este aspecto a la dirección de medioambiente de VINCI, considerando el conjunto de las emisiones y el consumo de los vehículos que utilizan las autopistas de la red, de los aviones que pasan por los aeropuertos y de los materiales de obra mayor de Eurovia y VINCI Construction».

15/10/2020