Desde el año 2013, Actemium trabaja en colaboración con Petróleo Brasileiro S.A. en el mantenimiento de varias plataformas offshore en la cuenca de Campos, donde llevan a cabo operaciones altamente complejas y cualitativas que permiten incrementar la vida útil de las unidades marítimas y optimizar la producción de crudo.

Diseñadas para extraer petróleo y gas del fondo del océano durante veinticinco años, y situadas cerca de la costa brasileña, las plataformas petroleras P-55 y P-62, de la sociedad nacional Petrobras, podrán seguir funcionando diez años más y, además, aumentar su producción. Un rendimiento industrial y el resultado de la política implementada por la empresa brasileña, que ha optado por el mantenimiento cualitativo de sus instalaciones con el fin de aumentar su vida útil, optimizando a la vez su capacidad de producción, que se estima en 180.000 barriles de petróleo al día.

Los servicios ejecutados en las dos plataformas offshore son una referencia en materia de estrategia industrial centrada en el rendimiento de los dispositivos o herramientas y de la seguridad de los equipos.

La optimización del rendimiento industrial es posible gracias a la asociación con Actemium (VINCI Energies), que desde 2013 está a cargo del mantenimiento de varias plataformas offshore, entre ellas la P-55 y la P-62. Actemium es una referencia en la estrategia industrial centrada en el rendimiento de los dispositivos o herramientas y de la seguridad de los equipos. Hay mucho en juego, puesto que la industria petrolera representa el 13 % del PIB de Brasil y Petrobras, empresa nacional, produce el 93 % del crudo y del gas del país.

A 100 km de la costa norte de Rio

Ancladas en alta mar, en la cuenca de Campos, a unos 100 km de Rio de Janeiro, las plataformas P-55 y P-62 se explotan en condiciones extremas impuestas por el agresivo entorno marino: corrosión, corrientes marinas y fuertes vientos. El oro negro se extrae de un yacimiento presal de difícil explotación que recibe este nombre por estar situado en la corteza terrestre, bajo capas de sal, a más de 3.000 metros de profundidad. Los yacimientos presal constituyen una reserva gigantesca de petróleo y gas, del orden de 50.000 millones de barriles.

En estas plataformas offshore, fábricas flotantes equipadas con gran cantidad de tecnología, los fallos relacionados con el deterioro de los equipos pueden provocar importantes pérdidas de explotación, pero también accidentes potencialmente graves, como por ejemplo en el caso de producirse una fuga de gas.

Precisamente para evitar estos peligros y garantizar la integridad de las plataformas offshore, Petrobras ha creado el Programa de Eficiencia Operativa de la Cuenca de Campos (PROEF). Las campañas de mantenimiento confiadas a Actemium se inscriben en este marco. “En estos últimos años”, manifiesta Samuel Ferreira, gerente de la unidad de negocio de Actemium Óleo & Gás, “el aumento de la eficiencia en la producción se ha traducido por un aumento de la producción”. El mantenimiento se revela, por tanto, como un factor clave.

Un excelente nivel de mantenimiento

Las acciones de mantenimiento preventivo de Actemium, cuyo objetivo es mantener las instalaciones en un perfecto estado de funcionamiento, consisten en la sustitución de las tuberías y las estructuras antes de que lleguen al final de su vida útil y en la actualización del revestimiento de 72.000 m2 de superficies. En el marco de una campaña de actualización, los equipos manipulan y montan más de 560 toneladas de estructuras metálicas.

Para ejecutar una obra de tal envergadura, durante las paradas en la producción se movilizan cerca de 300 trabajadores en cada plataforma. Durante estas intensas campañas de mantenimiento, se alquilan dos “hoteles flotantes” para albergar a todo el personal. Estos “floteles”, o UMS (unidad de mantenimiento y de servicio), están conectados a la plataforma mediante una pasarela. No solo ofrecen alojamiento y comida a los técnicos de mantenimiento, sino que también cuentan con tiendas de suministros mecánicos y eléctricos, y con talleres, grúas, almacenes y una zona de pintura industrial.

Las UMS son especialmente útiles en las fases que requieren paradas en la producción. Durante quince días, con el fin de limitar al máximo el impacto de estas paradas, los equipos se turnan día y noche para intervenir en el mantenimiento de las estructuras y en las instalaciones críticas o que necesitan intervención. Los equipos que participan en estas campañas funcionan con la precisión de un mecanismo de relojería para poder responder a las limitaciones de tiempo y a las dificultades respecto a la excelencia y la seguridad que comporta el entorno offshore.

Apoyo en la costa

Estos equipos de intervención en alta mar reciben el apoyo en tierra de la planta de producción de Macaé/RJ, en la costa, al noreste de Rio, donde Actemium fabrica estructuras metálicas y tuberías a medida para las plataformas. “Más de 1.500 toneladas de estructuras y tuberías han salido de Macaé/RJ sin que se haya registrado nunca ningún incidente”, afirma el gerente, señalando la importancia que para Actemium tiene la seguridad, y reivindica “el mejor índice obtenido en este ámbito por los  proveedores de servicios de Petrobras”. “La seguridad es el mayor valor de nuestra unidad de negocio”, concluye. Cuando la eficiencia industrial se alía con la seguridad de los equipos.

16/01/2020